Perquis, a su llegada al aeropuerto de San Pablo. Foto: Alfinaldelapalmera