Humor y videojuegos.

ANÁLISIS: Mass Effect 3

“Pelea duro, pero lucha con inteligencia”. Estas palabras que salen de la boca del comandante Shepard en un momento intenso del Mass Effect 3 definen de la forma más escueta la filosofía del videojuego que pone punto y final a uno de los mejores productos del mercado en su campo. Y no hablo sólo de este último sino de la trilogía en global.

Mass Effect 3 representa todo lo que las anteriores entregas dejaron patente pero mejorado. A pesar de sus polémicos finales, este juego es la comunión perfecta entre el juego de rol, la acción y la estrategia. De ahí la importancia de la frase con la que arranca este análisis.

Estamos en el 2183. Hace 35 años, la Humanidad descubrió en Marte la tecnología de una raza anterior a la nuestra, los proteanos. Un hallazgo que ha revelado nuevos planetas y razas, para llegar más allá de donde jamás se hubiera imaginado.

Pero una horda de máquinas, los segadores, viene a cosechar todo rastro de vida en la galaxia y La Tierra es el principio. Sólo hay alguien capaz de impedirlo. El comandante Shepard.

Así comienza Mass Effect 3, una historia plagada de conflictos emocionales, decisiones arriesgadas, desconfianzas y traiciones con el fin de salvar a la raza humana y al resto, de la absoluta aniquilación. Una purga que, según la leyenda, se produce cada 50.000 años.

Aquí es donde Shepard tiene una importancia radical. Él (o mejor dicho, tú) tendrás que mediar entre especies, echarles un cable, solucionar sus problemas para que se unan a ti en la batalla definitiva contra los segadores.

Desde el principio, BioWare y Electronic Arts nos avisan. Las decisiones de los anteriores Mass Effect han tenido consecuencias en esta última entrega, elijas empezar con el Shepard que moldeaste en los otros Mass Effect o con ‘el que viene de serie’.

La partida es una mezcla de acción, estrategia militar y la teoría de la acción-reacción. Desde el primer instante, lo que hagas, lo que digas, cómo lo digas y las consecuencias de desechar otras opciones, marcarán tu destino. No exagero. Mass Effect 3 está plagado (literalmente) de dilemas morales para un Shepard muy reflexivo y emocional. Más humano.

BioWare ha creado una trama tan absorbente que incita al jugador a terminar cuanto antes. Esto no quiere decir que no te lo puedas tomar con calma, al contrario. El juego cuenta con un sinfín de pequeños detalles que afectan al devenir de los acontecimientos: mediar en las discusiones en la Ciudadela, hacer ciertos ‘trapicheos’ para ganar adeptos e incluso echar partidas de ajedrez o tomarte unas copas con la tripulación.

Por si esto no complicara las cosas, debes contar con que terceras personas tratarán de boicotear tu plan. Si con esto tienes la sensación de que la cabeza te va a estallar de tanto darle al tarro, enhorabuena, ese es el papel que te toca jugar en Mass Effect 3.

 Y si la trama es impresionante, la banda sonora no es menos. Clint Mansell (Réquiem por un Sueño) convierte en música de forma impecable el valor de una Alianza de especies por la salvación de la galaxia. Tanto es así que algunas partes del juego contagian heroísmo sólo con la melodía y te incitan a actuar al más puro ‘estilo yankie’.

En la jugabilidad he encontrado algunos problemillas. Es ideal que BioWare te quiera poner de los nervios, pero hay una mancha: los controles, a la hora de parapetarse contra algo que sirva de escudo, sacan de quicio. Si no se parapeta mal, Shepard se agacha en lugar de saltar.

El motor gráfico Unreal Engine 3 es espectacular. Aunque los efectos repentinos, como asustarse o despertar de una pesadilla (que también acechan a Shepard) son cuestiones no tan pulidas, el realismo te envuelve. De hecho, llegas a vivir un auténtico infierno.

La acción de Mass Effect 3 te lleva poco a poco desde escenarios lineales (cubrir y disparar), hasta otros donde llegas a perderte entre tanto caos. Los enemigos formarán estrategias para rodearte y abatirte, y otras veces, éstos serán figuras que tendrás que obviar en tu huida.

¿Te esperabas un escenario así en Mass Effect 3? Yo tampoco...

¿Te esperabas un escenario así en Mass Effect 3? Yo tampoco…

Otro aspecto bien elaborado es el peso de las armas. Si llevas pocas, te expones a una lucha cuerpo a cuerpo que siempre es complicada. Pero si te cargas de armamento, corres menos que un gato de escayola. Un asunto más a tener en cuenta antes de entrar en refriegas.

Si hay algo que ha podido hacer un daño injusto al juego es la polémica en torno a sus finales. No os asustéis, no voy a filtrar nada. Al sector más fan de Mass Effect no le ha gustado que en ellos (yo he visto seis), las diferencias sean mínimas. Para mi gusto, los desenlaces son dignos, aunque también es cierto que menos influyentes en el final de lo que cabría esperar.

En Mass Effect 3 el tamaño de los enemigos no importa. No para Shepard

En Mass Effect 3 el tamaño de los enemigos no importa. No para Shepard

En este sentido, BioWare ya trabaja en Mass Effect 3: The Extended Cut, un final alternativo que saldrá de forma gratuita el verano de 2012. No he hablado del modo multijugador ni de los retos semanales de BioWare. Eso lo dejo para que lo descubráis vosotros. Sólo os digo que están a la altura de Mass Effect, posiblemente, la mejor trilogía épica de los videojuegos.

PUNTUACIÓN GENERAL: 9,5

  1. HISTORIA: 9,9
  2. BANDA SONORA: 9,8
  3. GRÁFICOS: 9,7
  4. JUGABILIDAD: 8,7
  5. INNOVACIÓN: 9,0
  6. DIVERSIÓN: 9,9

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.