Humor y videojuegos.

ANÁLISIS: Resident Evil: Operación Racoon City

A los más puristas de la saga Resident Evil no les va a gustar ni un pelo lo que Capcom y Slant Six Games han hecho con el spin off Operación Racoon City. La saga de zombies por excelencia ha cedido a las exigencias del mercado y eso ha tenido consecuencias. Me explico.

Resident Evil: Operación Racoon City (desde ahora REORC) abandona la esencia de la supervivencia, el Survival Horror, en beneficio de un juego en tercera persona de acción táctica. En él, la estrategia militar resulta muy útil. Al menos, en una parte del videojuego.

Pero pese a todo, REORC aún conserva algo de la magia de un clásico como Resident Evil. Y si esto es así es sin duda por su argumento y los pequeños detalles. La trama de REORC convive entre dos entregas anteriores: Resident Evil 2 y Resident Evil 3: Némesis.

Volvemos, a 1998, donde empezó todo. Un brote del Virus T se ha descontrolado en los laboratorios de la Corporación Umbrella, en Racoon City. La diferencia es que ahora nosotros somos los malos. ‘El equipo de limpieza’. La misión: tomar muestras del Virus T. ¿Fácil no?

Pero aparece Murphy con su ley para complicar las cosas y eso nos llevará a sentir pánico y a sufrir los impulsos de una horda zombie, por momentos, interminable.

Todo, con el aliciente de que las fuerzas del Gobierno de los Estados Unidos también están por la zona tratando de arreglar un desastre cuyo por qué desconocen. En REORC, los zombies son algo secundario, porque las Spec Ops  andan recogiendo pruebas que tú debes destruir.

Nos cruzaremos con personajes míticos de Resident Evil. Tyrants, Lickers, Hunters, Cerberus… ¡¡Hasta Némesis hace su aparición estelar!! Aunque ya advertimos que no todo será cuestión de cargárselos.

Para colmo, aparecen Leon S. Kennedy, Ada Wong y Claire Redfield, viejos conocidos de la saga Resident Evil, y cierto espía ruso de Umbrella que aparenta ir por libre: sí, se trata de Nicholai Ginovaef.

En este sentido, los desarrolladores han sabido rellenar muy bien los vacíos argumentales de juegos anteriores para generar otro distinto, pero con el tirón que conlleva Resident Evil.

La banda sonora, tanto música como efectos sonoros, consigue el objetivo de creer que estás en pleno apocalipsis, pero pasa desapercibida en multitud de tramos del videojuego. Tampoco pasemos por alto el hecho de que es el primer Resident Evil 100% en castellano.

REORC nos somete a un estrés progresivo. Pasamos de hordas a plazos a vivir un apocalipsis donde será literalmente imposible erradicarlo todo. No te esfuerces. Matar pa ná es tontería. En este sentido, la jugabilidad también contribuye a ello.

No estaremos solos, claro que no. Contaremos con otros cinco compañeros de equipo, cada uno con habilidades y capacidades propias. Eso sí, son tan torpes que te da por pensar: “A estos los echaron de las fuerzas armadas por el psicoténico, ¿a qué sí?”.

A la inteligencia artificial le da lo mismo que tus compañeros se mutilen pasando una galería con minas, con fuego, o meterse en el fuego cruzado, que dejarse morder por zombies. Aunque no os preocupéis. Si jugáis online, podéis sustituirles por vuestros amigos.

Nemesis vuelve a Raccon City, aunque no es para lo que vosotros pensáis

Nemesis vuelve a Raccon City, aunque no es para lo que vosotros pensáis

En REORC ya no tienes por qué pararte a pensar en racionar las balas. De hecho, irás sobrado la mayor parte del tiempo, lo que empobrece el juego. Aunque tendrás dos armas y la primaria nunca podrá cambiarse, hay un repertorio extenso de armasentre las que elegir.

Sin embargo, el ritmo de movimientos sí que se conserva respecto al resto de Resident Evil. Esto lo maldecirás, por lo lento que resulta, cuando estés en una Racoon City plagada de jefes finales, militares y zombies saliendo de todos lados. Lo sabrás apreciar al final, ya verás.

Los guiños son un elemento que no podemos dejar de repasar en Final Round. Parece como si Capcom hubiera exigido que el juego, pese a ser puramente un shooter de acción en tercera persona, incluyera objetos coleccionables de lo  más curiosos para los fans de la saga.

Las máquinas de escribir son solo parte de los objetos coleccionables del juego

Las máquinas de escribir son solo parte de los objetos coleccionables del juego

En el apartado gráfico, REORC aprueba, aunque da la sensación de que se podría haber hecho más. Pero a pesar de todo, el juego de luces y sombras, las texturas y el comportamiento físico, son matices que vuelven a evocar que se trata de una revolución de un clásico.

Hasta aquí lo que corresponde al modo Campaña para un jugador. Una opción de juego que, dicho sea de paso, es tremendamente corto. Siete niveles en total, de los cuales, sólo dos te complicarán bastante las cosas. Aquí, un borrón serio, señores de Capcom y Slant Six Games.

Más allá, con el multijugador, se abre un abanico inmenso de posibilidades. Versus, Ataque en Equipo, Rey de la Colina, Arma Biológica (supervivencia), Heroes… Un sinfín de posibilidades que dejamos que exploréis a fondo vosotros.

En fin, esta arriesgada REVOLUCIÓN que presenta Resident Evil Operación Raccon City ha salido bien parada. No está a la altura de Resident Evil, pero el grado de exigencia es muy elevado para un género tan diferente. Eso sí, garantiza entretenimiento y diversión.


PUNTUACIÓN GENERAL: 6,5

  1. HISTORIA: 6,5
  2. BANDA SONORA: 6,0
  3. GRÁFICOS: 6,8
  4. JUGABILIDAD: 6,5
  5. INNOVACIÓN: 7,3
  6. DIVERSIÓN: 6, 0

¿Qué te ha parecido este análisis? CUENTANOSLO EN FACEBOOK … y EN TWITTER . ¡TE ESPERAMOS!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.