Isco celebra un gol con la camiseta de la selección

Isco celebra un gol con la camiseta de la selección
Foto: eurosport

Es curioso, muy curioso, como las dudas hacen que en el fútbol te lo replantees todo y acabes buscando justo lo contrario a lo que no te funcionó. La 2012/2013 comenzaba con dos filosofías totalmente contrapuestas entre los clubes más grandes de España. Por un lado estaba el FC Barcelona, con una apuesta totalmente enfocada a la cantera y con la Masía como núcleo del proyecto. Los prometedores Tello, Cuenca, Thiago y compañía prometían días de gloria a «coste cero» en can barça. En el otro extremos estaba el Real Madrid de Mourinho, que solo miraba a la cantera de reojo y en pretemporada, basando su proyecto en el talonario y buscando jugadores en el extranjero, con fichajes como Coentrao o Modric.

Mientras tantos, el año pasado en Inglaterra, animados por el rendimiento de jugadores como David Silva, Fernando Torres, Juan Mata o Mikel Arteta, volvían a probar suerte en el mercado español con fichajes como el de Santi Cazorla, De Gea, Michu o más tarde Monreal. Acciones que este año han llegado a su máxima extensión. El fútbol español está de enhorabuena en categorías inferiores y goza de buena salud, como demuestra el último Europeo Sub’21 conquistado o la llegada a cuartos del Mundial Sub’20 de la rojita. Los equipos ingleses se han apresurado a fichar en España y es por eso que los fichajes de jugadores españoles por equipos de la Premier League ha crecido ostensiblemente. Hemos visto la llegada a Gran Bretaña de Marc Muniesa –a quién entrevistamos ayer en futbolandia-, Gerard Deulofeu, Adrián, Cañas o Pozuelo del Betis, Iago Aspas del Celta o Jesús Navas y quizás Negredo del Sevilla entre otros.

El FC Barcelona recibió un serio correctivo en Champions League ante el Bayern de Münich y esa política de cantera ha quedado en agua de borrajas. Los refuerzos ahora pasan por hacer importantes desembolsos y los canteranos han dejado de tener hueco en el primer equipo. En el Real Madrid ha pasado lo contrario. Sigue aprovechando su potencial económico para fichar a grandes futbolistas pero ha cambiado el punto de mira, y al igual que hacen en la Premier, miran ahora hacia el producto nacional además de mirar más detenidamente las opciones que tiene en la cantera.

De esta forma el enfoque, aunque siguen sonando contrastados jugadores como Gareth Bale o Luis Suárez, cambia y ahora el objetivo es hacerse con el futuro del fútbol español. Fruto de ello se ha hecho ya con dos campeones del pasado Europeo Sub’21, Isco, fichaje estrella hasta el momento, y Carvajal, un hijo pródigo que vuelve a casa. Además el próximo gran fichaje será otra perla nacional, más concretamente Asier Illarramendi, pilar básico en la rojita que salió campeona en Israel y en esta Real Sociedad de Champions League.

Por si esto fuera poco, el equipo de Ancelotti promete, al menos en principio, contar más con los jugadores del Real Madrid Castilla con proyección, tales como Nacho, que ya lleva años pidiendo la oportunidad, Morata, que ha mostrado un gran nivel, Jesé Rodríguez que es una de las mayores perlas de la cantera blanca o Casemiro, que llegó procedente del Sao Paulo en el mercado invernal.

Ahora solo nos queda saber si esa declaración de intenciones se traduce en confianza o solo es un gesto de cara a la galería que queda en nada de la mano de Carlo Ancelotti. Este Real Madrid promete, somos muchos los que pedimos más confianza en el mercado nacional y lo mejor es que el proyecto es claramente pensando en el futuro. ¿Qué te parece este cambio de mentalidad?