Sané, Plasil, Khazri y Diego Rolan celebran uno de los tantos al PSG Foto: futbol.as.com

Sané, Plasil, Khazri y Diego Rolan celebran uno de los tantos al PSG
Foto: futbol.as.com

Esta jornada en Ligue 1 estaba marcada sin duda por el encuentro que disputaban Olympique de Lyon y Marsella, en un duelo directo entre candidatos al título de liga que podía acabar con uno de ellos descolgados en beneficio del rival. Primero y tercero empataron en una jornada que podría haber sido magnífica para el PSG, ya que se habría colocado líder en caso de ganar.

Lo que quizás no esperaban los pupilos de Laurent Blanc, liderados por el sueco Zlatan Ibrahimovic, era que la visita al Stade Jacques Chaban-Delmas no solo no les iba a permitir llevarse los tres puntos, sino que acabaría con una derrota que lo único que ha conseguido es que todos los demás equipos de zona alta les acorten puntos.

Y eso que el PSG venía con la moral por las nubes tras eliminar en Champions y contra pronóstico al Chelsea. Una clasificación para octavos de final que impactó a Europa y que dejó en muy buen lugar a los parisinos, que ahora, ya con la eliminatoria pasada, debían centrarse en liga. Al igual que en la jornada pasada en Ligue 1, Blanc dio descanso a Matuidi o Cavani, para dar entrada en el equipo a Rabiot y Lavezzi, mientras que en los laterales Marquinhos y Maxwell, que jugaron en Champions, dejaron su sitio a Digne y Van der Wiel. Cuatro cambios que no obstante, no cambiaban nada el dibujo sobre el terreno de juego. Sirigu en puerta, pareja de centrales para Thiago Silva y David Luiz, centro del campo con Motta haciendo la raya y Verrati en la dirección del juego, y Pastore e Ibrahimovic montando el ataque, exactamente igual que ante el Chelsea.

Pero no, no nos vamos a centrar en el PSG porque la derrota no fue tanto fallo suyo como acierto de un buen Girondins de Bordeaux que empezó la liga muy fuerte, y ahora se mantiene en la puja por los puestos europeos. De hecho ya son ocho los partidos que acumula consecutivos sin perder. Pero la pregunta quizás sea ¿Cómo pudo hacer frente este Bordeaux al potencial ofensivo de este PSG?

Lo primero que hizo el técnico del Girondins, Willy Sagnol fue intentar ganar en presencia aérea y velocidad en su propio área, por lo que Sané pasó al centro de la defensa junto a Tiago Ilori y Diego Contento volvió al lateral izquierdo tras recuperarse de sus molestias en detrimento de Poundje. Precisamente Sané tuvo la primera oportunidad del partido en un remate de cabeza a balón parado que solo pudo peinar, y en la siguiente jugada, también tras un libre directo consiguió cabecear y colocar el 1-0 en el marcador.

En el centro del campo, Sagnol optó por dejar en el banco a Sertic una vez más. El francés ha pasado la primera vuelta siendo uno de los jugadores más importantes del equipo, pero ha perdido importancia en las últimas jornadas empezando desde el banquillo y también ante el PSG se quedó sin vestirse de corto. En su lugar el técnico francés optó por Yamberé, una opción a todas luces más defensiva incluso, para evitar el juego entre líneas de Ibra y Pastore principalmente. Chantome y Plasil completaban como interiores y Wahbi Khazri, que para un servidor lleva tiempo siendo el mejor jugador de este Bordeaux, se multiplicaba tanto en ataque como en ayudas defensivas. Abarcó mucho campo, combinó bien, muy acertado en acciones técnicas y dejando grandes destellos de calidad. Suyo fue el segundo tanto, cabeceando en el segundo palo una jugada combinativa para poner por delante de nuevo al Girondins después de que empatara el de siempre, Zlatan Ibrahimovic.

Arriba, como siempre, Diego Rolan. El uruguayo se está marcando una campaña a tener muy en cuenta a sus 21 años y es el máximo goleador de equipo con una decena de tantos. Muy activo, cayendo a banda, reteniendo el balón, conduciendo y liberando espacios a sus compañeros, especialmente por la derecha para hacer menos constantes las subidas de Digne. Estuvo acompañado arriba por Thelin, que está contando con minutos por las lesiones de Diabaté (muy importante su baja para Sagnol) y Saivet.

Parecía que el partido acabaría en empate después de que Ibra firmase su doblete de penalti en el 85′, pero en el 88′ apareció Diego Rolan para poner una merecida victoria en el casillero local. Curiosamente tras los empates de Lyon y Marsella y la derrota del PSG, los grandes beneficiados han sido los equipos de segunda línea. Bordeaux, Mónaco, Saint-Etienne y en menor medida Montpellier y Lille, que ganaron sus partidos y aun sueñan con Europa e incluso la liga. Se pone bonita la Ligue 1 y se espera reacción de los grandes la próxima jornada.