Andrés Guardado durante un partido este año con el PSV (Photo by VI Images via Getty Images)

Andrés Guardado durante un partido este año con el PSV (Photo by VI Images via Getty Images)

Es curioso el caso de Andrés Guardado, que finalmente ha oficializado su traspaso al PSV, club en el que ha estado cedido este año. Procedente del Valencia, el mexicano abandona España para continuar en la Eredivisie.

Tras destacar en el Deportivo de la Coruña como extremo izquierda, con buenas actuaciones a pesar de una serie de inoportunas lesiones que no le dejaron rendir como debería y siendo en segunda división donde consiguió sus mejores cifras goleadoras, fichó por el Valencia CF. En el conjunto che consiguió completar algunos buenos partidos en su primer año, aunque no terminó de convencer jugando a veces más retrasado, como lateral izquierdo.

Tras un breve paso por el Bayer Leverkusen como cedido, el mexicano probó fortuna con una nueva cesión en la Eredivisie, competición de la que se ha proclamado campeón con el PSV esta temporada. Con la confianza de Philip Cocu, Guardado se ha adaptado como mediocentro al 4-3-3 con el que han jugado los de Eindhoven este año. Con Adam Maher y Wijnaldum principalmente como compañeros, Guardado ha jugado habitualmente como medio más retrasado, encargándose de comenzar las jugadas en la medular. Su rendimiento ha convencido tanto en los Países Bajos que el PSV ha querido asumir el fichaje del jugador definitivamente.

Lo cierto es que una vez visto su rendimiento en la Eredivisie, su fichaje ofrece pocas dudas y es una claramente de los actuales campeones por mantener el bloque lo máximo posible, si bien no será fácil, pues jugadores como Memphis Depay o Jetro Willems son objeto de deseo de grandes clubes de Europa.

La madurez mental de Andrés Guardado invita a pensar que el fichaje por el PSV puede ser exitoso. Ya este año ha demostrado una gran adaptación y con un juego sencillo ha sido un fijo para Cocu. El PSV realiza el fichaje sobre seguro tras ver su rendimiento en un intento por mantener lo máximo posible al bloque campeón.