abc.es

abc.es

Seamos claros: el inicio de temporada del Manchester United, aun con el 4-0 de ayer ante el débil  QPR, es un desastre. El Teatro de los Sueños no ha acogido bien el hecho de haber obtenido solo 5 de los 12 puntos hasta ahora en juego, con resultados tan sonrojantes como los empates sin goles frente a un bien plantado Sunderland y un  recién ascendido Burnley, así como la derrota en la primera jornada frente al Swansea o la eliminación copera contra el MK Dons, y eso que los diablos rojos no acostumbraban a obtener algo que no fueran los tres puntos del inicio liguero o llegar hasta rondas de KO muy avanzadas.

Pero no todo son nubarrones en el cielo de Van Gaal gracias a un ángel. Un ángel que vino con un subcampeonato del mundo y el máximo trofeo de clubes bajo el brazo para devolver a una de las máximas entidades históricas de la vieja Inglaterra a lo más alto. Di María, el hombre para todo, el tercer pulmón que cualquier club desearía en sus filas, llega pisando fuerte, y qué mejor forma de presentarse en su nueva casa que siendo el hombre del partido, dejando un gol, una asistencia, jugadas de ensueño y cabalgadas prodigiosas, bien como extremo puro, bien como mediocentro box to box. La sociedad Di María-Herrera-Rooney se perfila como una de las más importantes de este campeonato, quizá con un ligero retrogusto a la escandalosa triple S que maravilló a Anfield hasta dejarlo a las puertas de su primer título de Premier League: Suárez-Sterling-Sturridge.

El problema de Louis sigue siendo una defensa que no atiende a un orden táctico exacto, quizá con un overbooking de laterales zurdos y reconversiones sobre la marcha, pero Blind, desde el pivote, demostró ayer su polivalencia y su capacidad para ordenar al equipo junto a Ánder. Con una defensa de cuatro y una disposición de los Blind, Di María, Herrera y Mata en rombo, parece que falta ajustar la delantera titular para sacar, por fin, el 11 de gala definitivo que busca el técnico holandés, pues Falcao, a buen seguro, se convertirá en un importante activo de cara a retomar el trono de una Premier que, aunque parece tener fuertes tintes azules y un marcado acento portugués, estará muy disputada, si bien es cierto que el United cuenta con la ventaja (¿?) de no jugar en Europa y haber caído eliminado de forma tempranera en la Capital One Cup. Mientras tanto, dadle alas al ángel.