Bienvenidos una semana más al análisis de la Ligue1 francesa. La semana pasada comentamos que era una de las ligas más apretadas de todo el continente europeo y así lo ha vuelto a demostrar una semana, con partidos que han hecho las delicias de los aficionados y con un cambio de líder que semanas atrás ya se empezaba a gestar. Porque sí, hay que hablar del Montpellier. Ese equipo situado al sur de Francia, codo con codo con el Mediterráneo, es el nuevo líder de la liga francesa. La semana pasada lo tuvo en sus manos durante muchos minutos, pero Hoarau se encargó de retrasar algo los planos de Rene Girard, un técnico que va camino de convertirse en leyenda del club si todo sigue así. Dicen de Montpellier que su significado es Monte pedregoso, y hay que decir que esto hace también honor al equipo de fútbol de la ciudad, si no que se lo digan a los rivales que han visitado el Stade de la Mosson, donde el terreno de juego se les ha convertido en una tierra árida, seca y de la cual no pudieron salir victoriosos.

El último en probarlo ha sido el Girondins de Bordeaux, un equipo que en las últimas semanas estaba en alza, pero que como tantos otros han sucumbido a los encantos de Belhanda, a los goles de Giroud y a las incisivas internadas de Utaka. Precisamente este último fue quien le dio al líder la posibilidad de eso mismo, ser líder. Un gol nuevamente en los últimos minutos hizo que las ilusiones se dispararan tanto en el terreno de juego como en las gradas, unas gradas cada año más pobladas, unas gradas que están viviendo un auténtico sueño y que tienen la sensación de que lo mejor, aun está por venir.

Pero todo ello no sería posible sin el pinchazo de su máximo rival por el liderato, el equipo al que casi todo el mundo ve como “el malo” de la película, el PSG de Carlo Ancelotti. Eso si, gracias a estos, y al Olympique de Lyon, pudimos vivir el duelo más apasionante de la jornada. Llegaban a Gerland dos de los colosos de la liga francesa, el PSG necesitaba los 3 puntos para recuperar el liderato que minutos antes le había arrebatado el MHSC, y salieron fuertes a por ellos. Pronto se le empezaron a poner las cosas de cara, un Hoarau en racha adelantó a los de Ancelotti a los 20 minutos de juego, sin embargo, poco les iba a durar la alegría. Primero Gomis y luego Lisandro López y Michel Bastos ponían un 3-1 a favor de los locales en apenas 20 minutos. Fue un arreón imparable de un Lyon que por momentos llegó a recordar a ese equipo invencible de hace no tantos años atrás. Eso si, justo antes del descanso, Nene, el de siempre, recortaría distancias para los parisinos. Se llegó con 3-2 al descanso, y con la sensación de que todavía quedaban muchas cosas por decir para ambos equipos. Así fue, tras la reanudación el Lyon volvió a golpear por medio de Jimmy Briand, algo que supuso que los parisinos tuvieran que lanzarse con todo al ataque si o si. Y cuando esto pasa, hay muchas posibilidades de que los goles acaben llegando, un equipo con tanta pegada como el PSG necesita de muy poco para hacer goles, solo hay que ver a los hombres que tiene arriba. Guillaume Hoarau se iba a convertir en el estandarte de un volcado PSG, primero con una asistencia para que Ceará recortara distancias y posteriormente con un gol, otra vez en los últimos instantes del partido, que iba a permitir a su equipo quedarse a un solo punto del Montpellier. Nada está escrito en esta lucha y puede pasar de todo.

Siguiendo con la parte alta de la clasificación, cabe destacar los empates cosechados por el 3º y 4º clasificado, el Lille y el ASSE. El último acabó su partido con 0-0 ante el Auxerre al que el punto le permite seguir en la quema por la salvación, que ahora mismo marca el Nice con 23 puntos, uno más que el Auxerre. El Lille por su parte no pudo pasar del empate a uno ante un rocoso Stade de Rennes, que se afianza en el 6º puesto y que sigue con las miras apuntado hacia Europa.

Justo detrás tiene dos duros competidores, el Toulouse y el Olympique de Marsella. El primero de ellos no tuvo problemas para deshacerse de un Sochaux que cada vez huele más a carne de segunda, algo incomprensible viendo a algunos jugadores con los que cuenta la plantilla de Montbéliard. Por otra parte, el Marsella se fue de Brest con una derrota por un gol a cero, con el tanto conseguido por Paul Baysse. Mención especial merece Steve Elana, el portero del Brest se convirtió en el auténtico héroe de su equipo a base de paradas, algunas de ellas incluso podrían catalogarse de milagrosas, y es que fue un muro que los hombres de Deschamps no pudieron superar.

Por detrás, hay un cúmulo de 5 equipos que por ahora pueden respirar tranquilos, no están en tierra de nadie pero deberán andarse con mucho ojo si no quieren pasar apuros al final de temporada. Estos son Valenciennes, Stade de Brest, Evian, Caen y Lorient. Todos ellos están en un margen de apenas 3 puntos.

Y ya por abajo, en la parte roja de la clasificación, se encuentran los equipos que más van a sufrir de cara a estar la siguiente temporada en la máxima categoría del fútbol frances. Hay 4 equipos en 3 puntos, son por este orden: Dijon, Ajaccio, Niza (que es el que marca la salvación) y Nancy.

Ya por últimos nos encontramos al Auxerre y al Sochaux con 22 y 20 puntos respectivamente. Pinta muy mal la cosa para ambos equipos.

Roberto Mollet Romero

@RobertoMromero