Tras el partido inaugural del Mundial, con la victoria de Brasil ante Croacia por 3-1, se ha abierto una fuerte polémica por la forma en la que se sucedieron los acontecimientos y la lógica reacción posterior de sus protagonistas.

Y es que la victoria parece en el marcador mucho más contundente de lo que vimos en el campo, donde no percibimos esa diferencia entre ambos equipos. Brasil es un equipo potente, que probablemente no necesitaría de ninguna ayuda para ganar la mayoría de partidos de este Mundial, pero la realidad es que ayer se le enquistó el encuentro. Croacia no salió a esperarlos, y los rumores de que Brozevic partiría como titular quedaron solo en eso cuando Kovac prefirió dar la alternativa a Kovacic y ser fiel a su estilo ofensivo, aunque eso supusiera jugar con Modric y Rakitic algo más retrasados.

El DT de Croacia indignado durante el partido de ayer. Foto: pulsoslp.com.mx

El DT de Croacia indignado durante el partido de ayer.
Foto: pulsoslp.com.mx

Sin Mandzukic por sanción, el mejor de los croatas fue Olic, aunque el único que pudo batir a Julio Cesar fue Marcelo en un despeje desafortunado. Por parte de Brasil, Neymar volvió a erigirse protagonista, demostrando que esa libertad de movimientos de la que goza en Brasil y que no tiene en su club, le beneficia. Más allá de Neymar, la figura fue Oscar. El jugador del Chelsea hizo un gran partido, con mucho despliegue, e incluso se permitió marcar el tercer gol.

No obstante, nada de esto acaparó el protagonismo. Ni siquiera los goles pueden tapar la polémica. Y es que con el 1-1 en el marcador, cuando los equipos se jugaban todo, en tensión y con el objetivo de acabar llevándose el partido, el protagonista fue el árbitro, Nishimura, que en un alarde de «poca vista», sin duda fruto de la presión del público y superado por el partido, señaló una pena máxima inexistente sobre Fred. 2-1, partido desigualado y a otra cosa.

No es la primera vez que un equipo anfitrión se ve beneficiado por las decisiones arbitrales, de hecho es algo muy común. No vamos a entrar en si era algo previsto, en si hay instrucciones para ello o si todo es un complot para que Brasil no caiga, sería dudar de la profesionalidad del colegiado japonés y la imparcialidad de la FIFA, pero es obvio que es el primer encuentro del Mundial y ya ha quedado manchado por las decisiones arbitrales, curiosamente a favor del anfitrión.

Todo esto desencadenó la lógica ira de Kovac, que en rueda de prensa aclaró que «el lema de la FIFA es respeto, y a Croacia no le han tenido ningún respeto». Scolari no quiso ser honesto y miró solo por lo suyo «he visto la repetición diez veces, y ha sido penalti».

La limpieza y el Fair Play se verán en próximos partidos pero muy rápido se ha usado la baza del anfitrión. A partir de ahora, será mirado con lupa. Por el bien del Mundial y del fútbol, esperamos que no se repita. El consuelo es que la imagen mostrada por los croatas y su potencial hacen pensar que podrían clasificar para la siguiente fase si juegan con la misma intensidad. Veremos si es suficiente o si se multiplican los obstáculos, más allá de los propios rivales.