Comienza la fiesta. Llevábamos cuatro años esperando al próximo campeonato del mundo y Brasil 2014 ya está aquí. Mañana, jueves 12 de junio, tendrá lugar el partido inaugural del Mundial que disputarán la selección anfitriona, Brasil, y el combinado de Croacia. Un partido entre dos buenas selecciones que buscarán empezar con buen pie el campeonato.

Lo cierto es que la canarinha parte como clara favorita, no solo en este partido, sino para alzar la codiciada copa del mundo. En otras épocas, tal vez hubiésemos hablado de que la clave era el ataque de Brasil, la solidez defensiva y el contragolpe croata, que aún así tendrá gran protagonismo en el partido, o la capacidad de los brasileños para decidir gracias a la individualidad de sus jugadores. Sin embargo esta vez llegan al Mundial como dos equipos muy equilibrados en ataque y defensa, dos escuadras muy trabajadas y que dan la sensación de estar más igualadas de lo que parece.

Brasil y Croacia protagonizarán uno de los mejores partidos inaugurales de los últimos tiempos.

Brasil y Croacia protagonizarán uno de los mejores partidos inaugurales de los últimos tiempos.

En esta tesitura, todo hace indicar que la clave está en el centro del campo. Y es que curiosamente, y de nuevo aludiendo a épocas pasadas, llama la atención la composición del mediocampo de ambos equipos. Los brasileños, históricamente más decantados por el fútbol ofensivo y el talento en la creación, apostarán como viene haciendo «Felipao», por la fortaleza de mediocentros como Paulinho, Luiz Gustavo o Fernandinho. No quiere decir esto, que renuncie a la creación o que su fútbol sea tosco, ya que la alta calidad de estos futbolistas complementan a sus hombres de ataque (habitualmente Hulk, Oscar, Neymar y Fred), pero si es cierto que cambia un estilo algo más clásico de Brasil. La presión es muy fuerte, la recuperación rápida para montar un posible contragolpe se ve favorecida, gana en solidez defensiva y aportan una gran alternativa en el juego aéreo.

Curiosamente los papeles han cambiado, y mientras que Brasil optará por la fortaleza en la medular, Croacia tiene como su principal arma la creatividad de dos de sus hombres en la medular, Luka Modric e Ivan Rakitic, apoyados por el fútbol en tres cuartos de Kovacic. Son probablemente, los dos jugadores de más calidad técnica de su equipo y la referencia del equipo.

Por todo esto, parece que la guerra deportiva sobre el césped se va a disputar en el centro del campo. ¿Notará Croacia esa presión asfixiante y el no contar con mediocentros netamente defensivos que paren el juego ofensivo de Brasil o intentará llevar el peso del partido para probar a crear peligro quitándo la posesión a Brasil? ¿Ejecutará la canarinha esa presión asfixiante para evitar la creatividad de los talentosos medios croatas?

Pronto saldremos de dudas, porque señoras y señores, comienza la fiesta, comienza el Mundial.