A sus 67 años, el checo Zdenek Zeman emprende un nuevo proyecto en el país transalpino, en este caso al frente del Cagliari, equipo en el que, por supuesto, sigue planteando su apuesta por el fútbol ofensivo, su clásico sistema del 4-3-3, destinado a un fútbol de ataque total. Sin embargo, también se han caracterizado sus equipos por encajar una cantidad elevada de goles al finalizar las temporadas. Y esta parece seguir el guion establecido, ya que tras cinco jornadas disputadas, el equipo de la isla de Cerdeña lleva siete goles a favor y ocho en contra.

Este inicio de campaña irregular de los “rossoblu” se debe a que el equipo se ha resquebrajado, perdiendo a su columna vertebral: Davide Astori, Radja Nainggolan, que han salido a la Roma, y Mauricio Pinilla, que se marcha al Genoa, tres jugadores que hicieron que la pasada campaña actuara como un equipo competitivo y lograra mantenerse en la Serie A.

Una plantilla compuesta en su mayor parte por jugadores jóvenes, confiando la portería a Alessio Cragno, que proviene del Brescia, el único fichaje que no ha sido a coste cero. Otra de las incorporaciones ha sido Marco Capuano, cedido por el Pescara, equipo al que también entrenó Zeman cuando consiguió su último ascenso a la élite del fútbol italiano en la temporada 2011-12, temporada en la que Capuano disputó siete partidos desde el inicio y uno partió desde la banca. Un central zurdo que aún no se ha estrenado esta temporada y que intentará dar la talla para consolidarse en uno de los fijos del técnico checo. La medular es quizás la línea más experimentada del equipo, con dos jugadores que superan la treintena y son fijos en el once: Daniele Conti y Andrea Cossu, aunque este último viene jugando en el perfil izquierdo de los tres que conforman el ataque, acompañado por Victor Ibarbo y Marco Sau.

Otro de los jóvenes que llegan en calidad de cedido al plantel es Lorenzo Crisetig, quien ha buscado acomodo fuera del Inter para tener minutos este año y, a sus 21, el medio zurdo está teniendo gran protagonismo en el equipo isleño.

Formación que presentó el Cagliari al inicio del partido en San Siro Foto: 101greatgoals.com

Formación que presentó el Cagliari al inicio del partido en San Siro Foto: 101greatgoals.com

Una de las cosas a destacar del equipo ocurrió en el último encuentro, cuando en la primera jugada del mismo se les vio en una disposición  de 1-0-2-8, buscando sorprender nada más sacar de centro con los ocho jugadores que dispone en la línea de medio campo. Este partido que se disputó en San Siro les enfrentó al Inter de Milán, encuentro en el que los “nerazzurri” salieron tocados del choque perdiendo 1-4 frente a un Cagliari que desplegó todo su arsenal ofensivo, anotando un hat trick Albin Ekdal, llegando desde segunda línea.

Tras este triunfo a domicilio, Zdenek Zeman buscará una nueva victoria fuera de casa frente al Hellas Verona para seguir ascendiendo en la clasificación. Del mismo modo, deben empezar a ganar partidos en casa para tener una temporada alejada de la zona baja de la tabla.