Buenos días compañeros y seguidores de Futbolandia y del fútbol en general. En relación a mi título os diré que ayer por la tarde se jugó un verdadero ‘duelo de altura’. El Valencia de Nuno contra el Atlético del Cholo, dos equipos que trabajan muchos las jugadas a balón parado. El ‘atleti’ ha marcado en las seis primeras jornadas unos cuantos goles a balón parado y por su parte el Valencia es uno de los equipos que mejor defiende las jugadas de estrategia a balón parado, ya que no ha encajado ninguno. El Valencia podría servir de ejemplo para Barcelona y Madrid ya que ambos han recibido varios goles en jugadas a balón parado, aspecto que, tanto Luis Enrique como Carlo Ancellotti, deben mejorar.

La verdad que el Valencia salió enchufado desde el principio, incluso hasta antes del partido, donde la afición 2 horas y media antes ya se encontraba en los aledaños de Mestalla para arroparlos y recibirlos con un gran entusiasmo e ilusión, con cánticos, saltos… Los jugadores se empaparían de esa motivación e ilusión que representaba la afición ‘ché’. Era impresionante la cantidad de gente que estaba ya sobre las 2 de la tarde para recibir a los jugadores, la verdad que el Valencia tiene un proyecto bastante ambicioso e ilusionante y los aficionados también están muy entusiasmados con su equipo. Hacía años que no había una conexión Valencia-afición tan grande.

JM LOPEZ 04/10/2014   VALENCIA CF . PARTIDO DE LIGA FRENTE ATLETICO DE MADRID .

Un Mestalla donde no cabía ni un alfiler, recordando al Mestalla de las grandes citas.                                                                                                                                    

La verdad es que la foto lo dice todo… Un Mestalla lleno hasta la bandera donde se podría dislumbrar en el estadio un color tanto naranja como blanco. Donde la afición estuvo entregada desde el primer momento. Desde el minuto 1 hasta que Teixeira Vitienes decidiese pitar el final.

Pues bien, sonaron las 4 de la tarde con un sol de justicia, y estos fueron los onces que presentaron los entrenadores. Por su parte, Nuno Espírito Santo apostó por este once: Alves; Barragán, Otamendi, Mustafi, Gayà; J.Fuego, Parejo, A.Gomes; Rodrigo, Alcácer, Piatti.

Y por su parte, el Cholo decidió apostar por el siguiente once: Moyà; Gámez,Godín, Miranda, Siqueira; Gabi, Tiago, Koke, Arda Turan; Griezmann, Mandzukic.

La verdad que fue una lástima que para el espectador neutral que el partido se decidiese tan pronto. El Valencia, empezó el partido como un tiro, empezó enchufadísimo. Nuno apostó con jugar con un Valencia muy abierto, donde los dos laterales, tanto Gayà como Barragán tuvieran mucha tendencia a irse arriba para tener superioridad numérica a la hora de poder finalizar una jugada de ataque, se vio en algunas fases del partido sobre todo, en los primeros compases de la primera parte, como los interiores les hacían la cobertura a los laterales para poder evitar un contraataque rápido del Atlético de Madrid ya que Nuno sabe de sobra que el Atlético tiene mucha dinamita y velocidad arriba y un contraataque con un poco de espacio podría hacer mucho daño. Como he dicho, el Valencia empezó jugando muy abierto y por su parte el Atlético, para tratar de cerrar espacios trató de jugar con dos lineas de cuatro muy juntas más los dos puntas presionando la salida de balón. La verdad, que el Valencia le puso las cosas muy difíciles al Atlético con un Javi Fuego espectacular actuando en ocasiones como un central más para poder ayudar en tareas defensivas y poder agotar todas las vías de ataque del Atlético.

El gol llegó demasiado pronto. El Valencia marcó su primer tanto en el minuto 5 de partido tras una falta de coordinación entre Joao Miranda y Miguel Ángel Moyá. Mustafi lanzó un centro desde el costado derecho sin apenas peligro, pero la falta de entendimiento entre el defensa y el portero hizo que Miranda se marcara en propia puerta y pusiera el 1-0 en el marcador a favor de los locales. Pues bien, sin apenas tiempo para reaccionar en una gran jugada entre Paco Alcácer y André Gomes, el joven portugués tras una dejada espectacular de tacón de Alcácer consiguió batir por bajo a Moyá y poner el 2-0 en el marcador y dejar medio encarrilado el partido cuando aun ni se había cumplido el minuto 10 de la primera parte.

El Atlético tenía un gran resultado adverso que contra un equipo como el Valencia puede ser un resultado bastante abultado, pero la guinda del pastel fue cuando llegados a casi el minuto 15 marcó Otamendi en una jugada a balón parado. El Atlético probó de su propia medicina. Y ya en el Atlético vieron muy difícil el poder remontar aunque no imposible. Por su parte Mario Mandzukic consiguió recortar distancias en el minuto 28. La verdad que el Valencia estaba planteando un buen juego de posición, bien posicionados sin dejar apenas espacios atrás y sin cometer errores ya que el más mínimo error podría costarle caro al Valencia. Y cuando pensábamos que el Valencia se iría tranquilo al descanso, Gayà cometió penalti tocando el esférico con la mano dentro del área. Siqueira cogió el balón decidido a tirar el penalti, pero creo que no sabía que delante estaba el ‘parapenaltis’ de la Liga y Diego Alves no defraudó y detuvo el penalti que hubiera significado el 3-2.

VALENCIA - ATLÉTICO MADRID

Diego Alves es felicitado por Otamendi al parar el penalti en el minuto 45. / www.superdeporte.es

Empezó la segunda parte, y los del ‘Cholo’ salieron más enchufados que los jugadores ‘ché’ . El Atlético tuvo muchísimo más la posesión del balón que el Valencia en los primeros compases de la segunda parte. El balón pasaba sobre todo por las botas de Koke o Arda, confiando en que pudieran generar alguna jugada de peligro con pases hacia la delantera,pero no fue así. El Atlético no generó muchas ocasiones y tuvo difícil el poder asociarse con los dos puntas ya que tanto los centrocampistas como los defensas ‘ches’ estuvieron atentos en todo momento. Así que en muchas ocasiones, el Atlético solo tuvo la opción de optar por jugadas a balón parado, balones colgados… recurso que pecó el Atlético de usar en exceso y de lo cual el Valencia se dio cuenta y estuvo atento en todo momento.

El Cholo quiso dar salida a Cerci, Raul Jiménez y Raul García con la intencion de poder actuar con mas versatilidad por las bandas con Alessio Cerci y de poder sorprender con el centro con la entrada de Rául García y Raul Jimenez. Por su parte Nuno Espírito Santo dió entrada a Filipe Augusto, pupilo que estuvo a sus órdenes el Rio Ave, Lucas Orban y finalmente el argelino Feghouli. El Atleti usó mucho más las bandas con las internadas de Raul Jiménez que pasó a ocupar el puesto de Arda. Aunque con los cambios, el Atleti paso a jugar con un 4-2-3-1 con Koke y Gabi en el medio, Cerci y Jiménez en las bandas, R. García de enganche y Mario Mandzukic como único punta.

Pero la verdad es que, exceptuando con algunas internadas de Cerci que fueron bien solventadas por Gayà, el Atlético no hizo mucho más. Y ya pasando el ecuador de la segunda mitad, el partido fue muriendo poco a poco, ya que hubieron muchos parones, muchas faltas… y el partido empezó a romperse. Por último en el minuto 90, Teixeira Vitienes anuló un gol al Atlético ya que Alessio Cerci, ex del Torino, controló un balón con la mano. Además fue expulsado por doble tarjeta amarilla.

Y bien aquí terminó el partido. Un gran Valencia con una gran afición que fue capaz de ‘ medio resolver’ el partido en cuestión de un poco menos de un cuarto de hora. Y un Atlético que aunque hizo un gran esfuerzo por intentar recortar distancias, apenas generó ocasiones de gol y jugó la mayor parte del partido sin ideas y sin rumbo.