Los jugadores del Cruzeiro celebran un gol en Copa Libertadores. Foto: peru.com

Los jugadores del Cruzeiro celebran un gol en Copa Libertadores.
Foto: peru.com

Como ya sabéis, en Futbolandia hemos iniciado nueva temporada en la que os contamos con detalle y cercanía lo mejor de algunas de las ligas más apasionantes del mundo, amén de otras competiciones como la Champions, la Europa League o la Copa Libertadores. Estrenamos con este artículo el Brasileirao, el cual a estas alturas ya se encuentra en la jornada decimotercera, y en vista de lo avanzado que cogemos el campeonato, quizás lo ideal es analizar al líder, el Cruzeiro EC, que además fue también el último campeón de la Serie A brasileña.

Y lo fue con la misma base que lo mantiene líder del campeonato en estas trece primeras jornadas. En la portería el guardián indiscutible para Marcelo Oliveira es el veterano Fabio (33). Ya lo jugó todo el año pasado, y el anterior, y el que vino antes al anterior. Indiscutible en la portería, su alternativa es Rafael (25) al que de momento toca esperar su oportunidad desde el banco.

En defensa la pareja de centrales ha tenido varias alternativas este año. Mientras la pareja clave que proclamaron al Cruzeiro campeón el año pasado fueron Bruno Rodrigo (29) y Dedé (26), esta campaña está teniendo más protagonismo Leo (26) e incluso Manoel (24) ha tenido oportunidades. Lo cierto es que el Cruzeiro no es un equipo que destaque por una gran defensa, algo bastante común en la filosofía, siempre más ofensiva, del fútbol brasileño. El año pasado si logró situarse como el tercer club menos goleado del Brasileirao, aunque con una media de prácticamente un gol por partido. Este año su media es similar, ha recibido como media un gol por partido, pero su principal potencial recae en lo ofensivo, pues se trata de un equipo muy goleador. Por otra parte, sus jugadores están muy bien considerados en Brasil, especialmente Dedé, internacional brasileño en algunas ocasiones del que se dice ha sido seguido por grandes de Europa como Real Madrid y Juventus. Se trata de un futbolista de jerarquía, de gran envergadura, con mucha presencia tanto en el juego aéreo -en defensa y ataque- como en el tackling. Tiene un buen desplazamiento en largo e incluso se ha animado a veces a marcar de libre directo. Tiene buen disparo. Su principal hándicap es la velocidad. Es parte de la columna vertebral de este Cruzeiro, aunque en este inicio de liga haya jugado menos partidos que Bruno Rodrigo, su pareja habitual en la zaga, o Leo.

En los laterales la cosa no está más clara. Parece que Ceará (34) cuenta con la confianza del técnico en el lateral derecho gracias a su dilatada experiencia (para los que lo recuerden de su paso por Europa, en el PSG), aunque suele alternar mucho con Mayke (21), un lateral con mucho más futuro al que desde ya hay que ir dando minutos. Oliveira lo sabe. Muy ofensivo y rápido, a veces descuida un poco la parcela defensiva pero sus apariciones en ataque son letales para el rival.  En la izquierda Egidio (28) es indiscutible.

De la medular hacia delante, el técnico tiene menos dudas. El tridente en el mediocampo lo forman, salvo lesión o sanción, Henrique (29), Lucas Silva (21) y Ricardo Goulart (23). La pasada temporada fue Nilton (27), quien tuvo un protagonismo mayor, y junto a Lucas Silva se mostró como uno de los hombres fuertes del Cruzeiro. También esta temporada ha jugado bastante, aunque esta vez acompañando a Henrique en lugar de a Lucas. Tanto Herique como Nilton son dos jugadores experimentados. El primero es un pivote ordenado, con buen disparo para probar al portero rival desde media distancia. Nilton es un futbolista de carácter, muy fuerte físicamente y de jerarquía. Son dos perfiles muy parecidos para el mediocentro, que el técnico suele utilizar incluso juntos para apoyar la defensa frente al cuarteto ofensivo que suele situar, con un mediapunta, un delantero centro y dos atacantes más en los costados.

Aunque este año ha jugado algo menos, ahora está alcanzando más regularidad, una de las piezas claves de este Cruzeiro y del que se proclamó campeón la pasada temporada es Lucas Silva. Este joven futbolista, internacional con la Sub’21 de Brasil, es uno de esos jugadores que parecen pasar de puntillas por el césped. No te llama la atención con el balón en los pies, su fútbol es sencillo, de recuperación, de toque. Se anticipa, roba y la da fácil a un costado para hacer salir al equipo. Posiblemente no lo veremos hacer frivolidades, taconazos imposibles o regates inimaginables, pero si nos paramos a observar su fútbol sin balón, comprobaremos lo útil que su fútbol es para el Cruzeiro. Se trata posiblemente de uno de los futbolistas tácticamente más inteligentes del conjunto brasileño.

Ricardo Goulart, máximo goleador del Brasileirao a día de hoy, está siendo una de las sensaciones del campeonato Foto: ofsajd.onet.pl

Ricardo Goulart, máximo goleador del Brasileirao a día de hoy, está siendo una de las sensaciones del campeonato
Foto: ofsajd.onet.pl

La tripleta en este «centro del campo», aunque lo entrecomillado es bastante relativo, la completa Ricardo Goulart, una de las sensaciones del Brasileirao y actualmente, máximo goleador del campeonato. Y ponemos en duda lo de centro del campo, porque aunque Goulart es mediapunta, su juego se asemeja más al de un segundo delantero. Su estilo abandona esa función más clásica de bajar a recibir, ayudar en la elaboración y buscar el último pase y se acerca con intensidad a la búsqueda del espacio, la caída a bandas y la incorporación al área buscando el remate. Esto hace que sus cifras goleadoras sean buenas para un futbolista que «no es delantero» y lo serían hasta para un punta. Hace dos temporadas marcó una docena de goles en la Serie B con el Goiás y el año pasado consiguió 10 tantos en la Serie A, ayudando al Cruzeiro a conseguir el campeonato. Esta temporada, en tan solo diez encuentros ha marcado ocho goles y a punta a explotar definitivamente como realizador. Como alternativas están los veteranos Tinga o Julio Baptista, que siempre aportan calidad aunque no suelen formar parte del once habitualmente.

En las bandas, los habituales son Everton Ribeiro (25) y Dagoberto (31) principalmente, aunque esta temporada también Marquinhos (24) ha tenido más de una oportunidad. Sin duda una de las armas más utilizadas y más contundentes de este Cruzeiro es Everton Ribeiro. Zurdo, aunque suele jugar en el costado derecho, se trata de un veloz futbolista con mucha llegada al área rival. Es un jugador que en las dos temporadas anteriores ha estado cerca de conseguir la decena de goles y al que más que el desborde por fuera buscando la asistencia como un extremo clásico, suele desmarcarse en diagonales hacia el área buscando portería.

Por la otra banda siempre rindiendo está el eléctrico Dagoberto. El ex jugador del Sao Paulo mantiene velocidad en sus piernas, lo que acompañado a su experiencia y su llegada a puerta hace que junto a Everton Ribeiro, Goulart o Marcelo Moreno el cruzeiro sea un equipo temible en lo que a defenderlos se refiere. En cuanto a las alternativas, son múltiples y variadas. Desde Marquinhos, un delantero que no lo hizo nada mal en Vitoria y que ha llegado esta temporada a Belo Horizonte hasta otros fichajes que han llegado para aportar al juego exterior del líder: Marlone (22) y Neilton (20). El primero es un joven futbolista que llegó procedente del Vasco de Gama, muy veloz. Diestro aunque suele actuar por la banda izquierda y con una potente zancada. El segundo es el fichaje más reciente del campeón, llega del Santos donde desde que emergió ha sido comparado con la última gran figura surgida en Brasil, el jugador del FC Barcelona, Neymar. Lo cierto es que la comparación es muy prematura e incluso podría ser dañina, pues aunque Neilton posee un buen cambio de ritmo, una decente técnica para el regate y detalles parecido, hasta ahora lo que más se acerca al crack del Barça es su afán por bailar cuando marca y sus estrafalarios peinados. Tiene buenas condiciones pero necesita calma, evolucionar en su fútbol y su participación y sobretodo, no empezar poniéndose el listón tan alto.

En ataque, como delantero centro, un fichaje de esta temporada, el internacional boliviano Marcelo Moreno (27), un rematador al que favorece mucho la movilidad del tridente que juega tras él y cuyos movimientos, a su vez, crean espacios que viene aprovechando muy bien Goulart. No está solo en ataque, pues ahí siguen Willian (27) y el veterano Borges (33) que fueron vitales en el último campeonato y que siguen participando con asiduidad, aunque no tanto como titulares.

En definitiva, nos encontramos con un Cruzeiro que guarda unos números defensivos decentes, sin deslumbrar, pero suficientes para mandar en una liga tan ofensiva como la brasileña. Una zaga liderada por Dedé con laterales muy ofensivos y que protege la portería guardada por el indiscutible Fabio. El centro del campo guarda dos hombres rocosos y contundentes, que escudan la idea ofensiva de atacar con dos extremos a los que gusta trazar diagonales y buscar portería, con un Marcelo Moreno siempre atento al remate y un Ricardo Goulart con libertad para sumarse al ataque en todo momento, lo que lo ha convertido en goleador de la liga y una de las sensaciones actuales del país. De momento es líder y busca revalidar el título aunque Fluminense, Internacional y Corinthians prometen no ponérselo fácil.