fuente: www.fotolog.com

fuente: www.fotolog.com

El Deportivo Alavés consiguió volver a la Segunda División española el pasado 1 de Junio en una apasionante eliminatoria ante el Real Jaén. Y lo hizo de forma brillante, como campeón de la categoría de bronce del fútbol español, tras pasar cuatro años en el pozo de la categoría de bronce del fútbol español.

Durante toda la temporada el conjunto dirigido por Natxo González ha ido dando muestras de solidez y eficiencia, destacando el aspecto defensivo, puesto que el equipo vitoriano ha conseguido ser el menos goleado de toda la Segunda División B, recibiendo apenas 22 goles y dejando la portería a cero en 21 partidos. Otro de los aspectos a destacar han sido los partidos jugados como local, en los que ha conseguido 15 victorias, 2 empates y sólo 2 derrotas, dando muestras de lo complicado que ha sido sacar algún punto del estadio de Mendizorroza. Por todo ello, el Deportivo Alavés consiguió holgadamente el primer puesto del grupo II de Segunda División B, aventajando en 9 puntos a la SD Éibar, que lograría ascender también a la categoría de plata del fútbol español.

En el plano individual, un nombre destaca por encima de todos. No es otro que el del delantero y pichichi del equipo Borja Viguera, autor de 21 goles durante la temporada, pero sobre todo autor de los dos penaltis en la eliminatoria contra el Real Jaén. Estos dos goles supusieron el ascenso del Deportivo Alavés. El delantero riojano sigue “mojando” para su equipo en Segunda División, puesto que ha logrado un gol en apenas dos jornadas disputadas.

fuente: unadocenade.com

fuente: unadocenade.com

En cuanto a la eliminatoria de ascenso, enfrentarse al Real Jaén era muy complicado puesto que el equipo andaluz ha estado acostumbrados los últimos años a disputar las rondas finales para conseguir ascender a Segunda División. El partido de ida de la eliminatoria se jugaría en el Nuevo estadio de La Victoria en Jaén. Un partido muy disputado que acabó con empate a un gol gracias a la transformación de un penalti por parte de Borja Viguera en el minuto 92 de partido, que daba ventaja al cuadro vitoriano para el partido de vuelta. Este mismo se disputó en Mendizorroza, lleno con 18.000 espectadores. Fue otro partido igualado, peleado, en el que de nuevo un penalti transformado por el delantero del Deportivo Alavés logró romper el 0 a 0 inicial. Con 1 a 0 se llegó al final del partido, logrando así el conjunto de Natxo González el ascenso a la Segunda División española.

El Deportivo Alavés ha llegado al fútbol profesional de nuevo para quedarse. Con humildad, con sacrificio, con lucha, con trabajo y no exento de calidad, el cuadro vitoriano desea asentarse en la categoría de plata del fútbol español y algún día aspirar a algo más, volver a saborear las mieles de la Primera División, recordando viejos tiempos cuando se codeaba con las estrellas. ¡¡Feliz regreso Alavés!!