Justo ayer en la red social ‘Twitter’ me puse a recordar algunas cosillas que tenía pendiente y, tras pasar el fin de semana y encontrarme despejado y con la cabeza en frío, y una de ella era la tan comentada probable convocatoria de Diego Costa con la selección española.

Hay muchas opiniones acerca de esta decisión que en cualquier caso sólo es cuestión de Vicente Del Bosque. Todas ellas pueden tener más razón o menos razón, más argumento o menos; pero todo se resume a dos únicas opciones: A favor o en contra.

diego-costa-rf_631456

Diego Costa (Foto: Club Atlético de Madrid)

Como ya es conocido, Diego Costa es un jugador de nacionalidad brasileña, nacido en la ciudad de Lagarto, y llegó al equipo del Manzanares en el año 2007 cuando pagó una considerable ficha de unos 3,5 millones de euros al Sporting de Braga. Desde entonces, y sin disputar un sólo partido oficial con el Atlético de Madrid, estuvo jugando cedido en numerosos equipos de un segundo escalafón y todos españoles. Pasó por Celta, Albacete, Valladolid y Rayo Vallecano antes de formar parte del primer equipo colchonero, justo con la llegada del ‘Cholo’ Simeone. Tras pasar todo este tiempo cedido, el jugador aprendió y maduró como futbolista hasta el punto de llegar a convertirse en el máximo referente en ataque del Atlético de Madrid y eclipsar la salida de Falcao al Mónaco, cosa que en las oficinas del Vicente Calderón es frecuente, véase Torres – Kun – Falcao – Costa.

Tras cumplir con lo establecido en lo que la ley estipula, Diego Costa juró la constitución el pasado mes de Julio y dejó de ocupar plaza de extracomunitario a la par que se consideraba a todos los efectos jurídicos y constitucionales como ciudadano español. Como tal, un futbolista español puede vestir la camiseta de la selección española si así lo deseara al ser convocado por el seleccionador que lo encuentre oportuno. Es tal el caso de Diego Costa que tras no haber disputado ningún partido oficial con la selección de su país natal, es libre de elegir si jugar con España o seguir esperando la llamada de Brasil. Todo apunta a que finalmente lo veremos vestir la ‘roja’ y con ello se presenta todos los dilemas que se han leído desde hace unos días por las redes sociales.

Hay quien reprocha que si juega Diego Costa con España le quitará un puesto a uno de los que ya estaban en el grupo, como Negredo, Soldado, Llorente o Fernando Torres. Pues sí, puede ser cierto. Pero teniendo en cuenta que una selección deben reunir los jugadores que estén en mejor forma, es indiscutible que, a día de hoy, Diego Costa está mucho mejor que todos ellos y por tanto es merecedor de estar con España a las órdenes de Del Bosque, dejando al margen su doble nacionalidad.

Marcos Senna (Foto: AS)

Marcos Senna (Foto: AS)

Otra de las ‘razones’ que algunos aluden es que una persona que no nazca en España no debe jugar con la selección española. Ésta, para mí, es un más que reprobable razón puesto que de ser cierto que Diego Costa acaba jugando con España, no sería el primer ‘extranjero’ en enfundarse la camiseta de la selección. Parece que tenemos muy mala memoria, o quizás sea selectiva, y nos olvidemos de los muchos internacionales con España que no nacieron en el país. El último nos queda muy cercano con el caso de Thiago Alcántara que nació en Italia y que también pudo elegir jugar con Brasil por ser hijo del ex-jugador brasileño Mazinho. También nos olvidaríamos de otro brasileño que ayudó a levantar el título de Campeón de Eurocopa en 2008 como fue Marcos Senna. Sin duda, Senna fue vital para apuntalar el mediocampo de España y contribuyó con su gran golpeo a generar peligro siempre que lo intentaba.

Es por eso que debemos hacer un ejercicio de reflexión y pensar en Di Stéfano, Puskas, Pier, Donato, Kubala, Pizzi o Catanha. Ninguno de ellos nació en territorio español pero todos aportaron calidad y ayudaron a subir el nivel de la selección  y, aunque España disponga de un gran número de futbolistas de renombre en el panorama mundial, no podemos cerrar puertas a quien desea luchar por el país donde ha estado viviendo y creciendo como futbolista en los últimos 6 años de su vida.

Así que si a mí me preguntan, lo tengo claro: Diego Costa debe estar en la selección española.

Y usted, ¿a favor o en contra?