Saltaba hoy la noticia de la inclusión del jugador del Real Betis, Dídac Vilá, en el once de la ida de los 16avos de final de la Europa League. Noticia que en el seno de la afición verdiblanca se ha tomado, y con razón, como un chiste. Cierto es que en el partido disputado en el Villamarín fuimos testigos de una jugada increíble, muy impropia a día de hoy del espigado lateral izquierdo catalán, que ponía, de esa manera, por delante en el marcador al conjunto de Calderón en el minuto 3. Pero su rendimiento en el encuentro prácticamente no pasó de un raspado suficiente, al igual que el del resto del equipo.

Dídac forcejeando con Raúl García (Foto: es.uefa.com)

 Si analizamos detenidamente su participación en los encuentros jugados desde que llegó a Sevilla, podemos decir sin ninguna duda que este Dídac Vilá no es aquél que triunfaba en el Espanyol, y que llamó la atención del mismísimo AC Milán. En 2010, cuando se encontraba siendo titular indiscutible de la parte izquierda de la defensa perica, veíamos que era un futbolista con un futuro impresionante que podía llegar con el tiempo incluso a entrar en alguna convocatoria de la Selección Española. Por aquel entonces la roja solo tenía entre sus fijos en esa posición al ex-deportivista Joan Capdevila.

    Con unas condiciones físicas envidiables, tanto en altura como en corpulencia y velocidad, era fácil verle recorrer la banda haciendo uso de su cuerpo para superar rivales y lanzar centros al corazón del área. Sin duda, entre la lesión de pubis y los escasos minutos en Milán, las capacidades de este futbolista que tanto prometía se han estancado casi por completo. En el conjunto heliopolitano ha demostrado un trato tan deficiente con el balón en los pies que resulta impensable que el Milán pagara 4 millones de euros por él en el mercado de invierno de 2010 y que fuera titular indiscutible en el Europeo sub-21 de Dinamarca de ese mismo año. Ahora, sin duda, se puede explicar la intensidad con la que, en el mercado veraniego, el equipo rossonero insistía en su venta definitiva.

Dídac Vilá con la elástica rossonera (Foto: elcorreoweb.es)

    El más que probable descenso del Real Betis tendrá como consecuencia directa su regreso a Italia, dónde tiene contrato hasta Junio de 2016. El nivel ofrecido en Sevilla y su prohibitivo sueldo hacen imposible que su estancia se prolongue otra temporada más. El conjunto dirigido por Clarence Seedorf le buscará salida con total seguridad, y no lo tendrá nada fácil para sacarle rentabilidad, ya que su valor se ha visto deteriorado de manera importante esta temporada. Ahora toca saber si realmente su carrera va a seguir en línea descendente o se repondrá de esta horrible campaña en el conjunto verdiblanco, para volver a la senda de dónde no debió irse y que le llevaron a estar en la cartera de numerosos grandes europeos.