Joseph Minala, jugador de quien se duda sobre su edad. (Foto: standard.co.uk)

Joseph Minala, jugador de quien se duda sobre su edad. (Foto: standard.co.uk)

Una de las noticias hilarantes que ha corrido como la pólvora en estos últimos días es la aparición de Joseph Minala, un «juvenil» camerunés de la Lazio. El entrecomillado se debe a que, oficialmente, el chico tiene 17 años aunque su aspecto físico facial y corporal dejan muchísimas dudas acerca de la veracidad de esta cifra. Por si no fuera poco su apariencia, desde Senegal llegan informaciones acerca de personas que dicen ser amigos de Minala y que afirman que el jugador tiene, al menos, 37 años. Algunos llegan a decir 42. En Italia, varios clubes han exigido que se verifique la edad de Joseph Minala mediante unos exámenes médicos exhaustivos, puesto que en caso de que no tuviera edad juvenil, estaría adulterando la competición entre los equipos que disputan en su categoría.

Federico y Salomón Obama destacan entre sus compañeros de equipo. (Foto: forzaatleti.com)

Federico y Salomón Obama destacan entre sus compañeros de equipo. (Foto: forzaatleti.com)

No es el único caso, ni será el último, que despierte suspicacias en el mundo del fútbol. Todos, o casi todos los seguidores de jóvenes promesas, conocemos a los hermanos Federico y Salomón Obama. Estos jóvenes han disputado numerosos torneos de categorías inferiores defendiendo la camiseta del Atlético de Madrid. En todos ellos, han sobresalido con respecto a sus compañeros de equipo y también con respecto a sus rivales, a los que superaba en muchos centímetros de altura. Además, su corpulencia física y su velocidad hacía que fueran imparables ante los niños que jugaban contra ellos. En este caso, todo hace indicar que los hermanos Obama no incumplen la normativa de estos torneos, puesto que disponen de los documentos oficiales que aseguran tener la edad de 14 años. Tal es su superioridad física ante rivales de su edad, que esta temporada disputan liga en categoría cadete con el Atlético de Madrid a pesar de tener entre 2 y 3 años menos que sus compañeros.

Max Barrios, posaba para la foto con Perú siendo ecuatoriano. (Foto: infocancha.com)

Max Barrios, posaba para la foto con Perú siendo ecuatoriano. (Foto: infocancha.com)

También en el continente sudamericano se dan casos en los que se sospecha acerca de la falsificación en la edad del jugador. Era el mes de Enero de 2013 y se disputaba el campeonato sudamericano de Selecciones Sub’20 en Argentina cuando saltaba la noticia acerca de un fraude deportivo con respecto a un jugador de la selección de Perú. El jugador en cuestión era Max Barrios, quien fue objeto de una denuncia que le acusaba de ser un ex-jugador del Deportivo de Loja y tener 25 años además de nacionalidad ecuatoriana, el cual se llamaba Juan Carlos Espinosa Mercado. Esto se produjo tras disputarse el encuentro entre Perú y Ecuador, donde uno de los componentes de la selección ecuatoriana reconoció a «Max Barrios» y afirmó que mientras él jugaba en las inferiores del Deportivo de Loja, el denunciado lo hacía ya con el equipo mayor. Después de cotejar las huellas dactilares del jugador con las aportadas en la denuncia, se corroboró la falsedad documental ya que coincidían con el citado Juan Espinosa. El intento de fraude se debió principalmente a la oportunidad que suponía participar en el torneo para despuntar y conseguir una mejora de vida, ya fuera jugando en Europa o bien con un sueldo mejor en su  continente.

Andrés Ponce celebra uno de sus muchos goles con Venezuela (Foto: lapatilla.com)

Andrés Ponce celebra uno de sus muchos goles con Venezuela (Foto: lapatilla.com)

Sin salir de Sudamérica, nos encontramos con otro caso en el que se acusaba a un jugador de tener más edad de la supuesta y además de  tener nacionalidad distinta. A mediados de Septiembre del pasado año se acercaba la fecha en la que Rafael Dudamel, ex-seleccionador Sub’17 de Venezuela, tendría que dar la lista de los afortunados jóvenes que disputarían el Mundial Sub’17 en los Emiratos Árabes. Fue entonces cuando Edgar Morales, un directivo de la Federación Venezolana de Fútbol afirmaba los siguiente a través de una cadena de radio nacional: Andrés Ponce no va (al Mundial) por otra razón simple y llanamente porque primero no es venezolano y segundo está pasado (de edad), eso no es un secreto para nadie». Fueron unas duras acusaciones para el jovencísimo prospecto que estaba recuperándose a plazos agigantados de una lesión de rodilla para conseguir su plaza en el Mundial. Andrés Ponce, nada más conocer las declaraciones lanzadas sobre su persona, utilizó la red social Twitter para defenderse diciendo «¡¡SOY VINOTINTO Y DE TODO CORAZÓN!!» «Están jugando con la estabilidad de mi familia y la alegría de todo un país. A los que se han atrevido a dudar de mi edad, los atenderán mis abogados». Y es que ya estas especulaciones acerca del delantero vienen de atrás cuando fue uno de los destacadísimos del plantel vinotinto en el Sudamericano Sub’15 que disputó y donde se le veía a un nivel superior de corpulencia comparado con los chicos que lo rodeaban. Finalmente, el jugador no pudo unirse al plantel vinotinto que jugaría el Mundial en Emiratos, pero se debía más a su grave lesión que a las acusaciones vertidas hacia su persona.

No se libran de estas acusaciones jugadores ya mundialmente conocidos. El crack colombiano Radamel Falcao fue sospechoso de haber falseado su edad restándose 2 años a su verdadera edad, pero pronto se demostró que, en el registro civil de Colombia, el documento de identidad de Falcao coincide con el que aporta el jugador ante los organismos oficiales de allá donde juega. También se dudó sobre la edad del mítico jugador nigeriano Taribo West, quien se le suponía hasta 12 años mayor tras unas declaraciones del ex-presidente del Partizan de Belgrado, Zarco Zecevic. Unas declaraciones que rápidamente fueron negadas por el jugador y por varios de los empleados de club que coincidieron con  el jugador. Así, quien fuera médico del Inter de Milan, Piero Volpi, declaró «No; es imposible. Puede que haya nacido en 1972 y no en 1974 y se haya quitado dos años, tres como mucho, pero doce es imposible”. “Él mismo me comentó que en África es muy común que el nacimiento de los niños se declare con retraso. Sin embargo, cuando llegó al Inter tenía una fuerza típica de un joven de 26 años como mucho, pero no de un futbolista de más de treinta años»

En un mundo donde el fútbol se puede considerar por muchas personas como la vía de escape para conseguir una vida mejor, y donde tanto agentes como clubes especulan sobre el valor de un futbolista en función del potencial de futuro, se seguirán dando numerosos casos como los que aquí os traigo.