Natural de Choco, Colombia y nacido un 30 de Junio de 1992, Yeimar Pastor Gómez Andrade es un defensor central de Rosario Central. A sus 22 años ya se empieza a hacer hueco en la élite del fútbol argentino muy poco a poco ya que apenas ha disputado con el primer equipo ‘canalla’ tan sólo 5 encuentros pues alternó con el equipo reserva en las categorías inferiores. Anteriormente, durante la campaña 2013-2014, estuvo cedido en Tiro Federal disputando un total de 27 partidos y anotando dos goles.

Corpulento y robusto, Gómez Andrade debutó ante Argentinos Juniors en la semifinal de Copa Argentina el 18 de Noviembre de 2014, donde el conjunto rosarino vencería al ‘Bicho’ de forma contundente por un claro 0-5 clasificándose así a una final que posteriormente perdería ante el que era un conjunto de la B Nacional, CA. Huracán; recientemente ascendido y que formará parte de la discutida liga de 30 equipos.

Gómez Andrade posa para una foto. (Fútbol Para Todos)

Su corta edad y su escasa participación en el primer equipo apenas le ha permitido demostrar su máximo nivel, por lo que hasta ahora no es más que un joven inexperto y falto de madurez que llega desde atrás con ganas y fuerza y al que se le puede vislumbrar un buen futuro en Rosario Central. Y quien sabe si también a nivel mundial. Estamos ante el inicio de quien tiene en su propia mano ser un magnífico central. Por cualidades no serán. En esto del fútbol si ya de por sí es difícil llegar a estar en la élite aún más lo es consolidarse.

Con su 1’87 cms y sus 92 kgs el chocoano destaca por su poderoso físico siendo un central contundente, duro y con buena disposición a la hora de las marcas con los delanteros. Algunos lo apodan como ‘el Balanta rosarino’ por su gran parecido físico al de River Plate aunque es pronto para determinar si será realmente como éste. Es decir, si será tan irregular deportivamente. Que no se estanque como su compatriota sólo depende de él, de cuantas ganas tenga de crecer; deberá estar con los pies sobre la tierra en todo momento.

En el terreno de juego lo poco que se le ha podido ver ante Vélez Sarsfield (0-0)  en la derrota de Racing (0-3) y en la victoria ante Banfield en el último partido del campeonato por 2-3 ha demostrado también serenidad, característica esencial para una posición tan atrasada como cercana al portero y en la que un mínimo error puede costar muy caro. Por su peculiar aspecto no destaca por ser rápido contrarrestando este defecto con su dureza en el juego. Debido a su inmadurez competitiva se precipita frecuentemente a la hora de dar el pase en la salida de balón errando en bastantes ocasiones. Impaciencia que pulirá conforme comience a contar con más minutos. Preciso y con buena anticipación al corte el colombiano deberá consolidarse en el torneo que comenzará en breve, y que será el primero que lo haga ya en las filas del primer equipo.