Los jugadores celebran un gol en Anoeta (Foto: EFE)

Los jugadores celebran un gol en Anoeta (Foto: EFE)

10 años llevaba la Real Sociedad sin escuchar el himno de la Champions, sin lucir el logo de la UEFA en la manga derecha y sin enfrentarse a los mejores equipos del continente en partido oficial. Una década haciendo sufrir a sus aficionados, llegando incluso a descender a Segunda División en 2007. Pero lo mejor está aquí. Sin Illarramendi, pero con Rubén Pardo, Granero y Agirretxe.

El equipo txuri urdin, emparejado con el Olympique de Lyon en la última ronda previa a la fase de grupos, ha disputado hasta ocho partidos de la máxima competición europea. Fue en la temporada 2003/04 y su verdugo fue precisamente el rival del próximo 20 de agosto, venciendo 0-1 en Anoeta y 1-0 en Gerland, con gol de Juninho. En aquella campaña, en la fase de grupos quedó por encima de Galatasaray y Olympiakos y a cuatro puntos de la Juventus, líder.

Ahora en San Sebastián quieren echar la vista atrás sólo para aprender de los errores y no repetirlos. Para darle continuidad al buen momento que vive el club y sobre todo para hacer vibrar a los aficionados repartidos por todo el mundo. Arrasate, en el organigrama del conjunto donostiarra como entrenador desde los juveniles, tendrá la difícil misión de superar a un Olympique que, entre otras cosas, vio al mejor Yohan Gourcuff en la primera jornada de la Ligue 1.

Pero no sólo en la Champions deberá lidiar la Real con toros bravos, la Liga ha deparado que en Anoeta se exijan, como mínimo, hasta finales de septiembre, con el comienzo más duro del calendario: Getafe – Lyon – Elche – Lyon – Atlético de Madrid – Levante – Málaga – Barcelona – Sevilla. Además, en caso de eliminar al cuadro francés, los hombres de Arrasate comenzarán la fase de grupos el 17 de septiembre, por lo que el nivel de exigencia se mantendría hasta la apertura del mercado invernal.

Sin embargo, en San Sebastián tienen mimbres para creer que pueden lograrlo. Con Bravo y Zubikarai bajo palos y Xabi Prieto, Pardo y Griezmann a buen nivel, además de Vela, Seferovic o el ya mencionado Agirretxe, superar a la escuadra dirigida por Rémi Garde parece factible. Además, la cesión con opción de compra de Esteban Granero procedente del Queens Park Rangers inglés otorga aún más profundidad a una plantilla que está deseosa de hacer las cosas bien desde el principio en las tres competiciones que tiene por delante.

Si la temporada anterior a finales de la primera vuelta en Anoeta se pedía la cabeza de Montanier y el equipo acabó logrando una plaza en la máxima competición europea, repetir el éxito no será fácil, pero sí puede parecer factible. El Valencia se ha debilitado, el Sevilla podría acabar ocupando la tercera plaza del Atlético de Madrid y los colchoneros competirán con la Real Sociedad por la cuarta posición de la Liga BBVA. En el papel, el cuadro txuri urdin podrían volver a repetir clasificación europea. Falta que el balón eche a rodar…y que los aficionados disfruten escuchando el himno de la Champions en su casa, en Anoeta.