Portugal y Serbia tuvieron que esperar a la tanda de penaltis para decidir el pase Foto: uefa.com

Portugal y Serbia tuvieron que esperar a la tanda de penaltis para decidir el pase
Foto: uefa.com

Gran campeonato el que está haciendo Serbia, que más allá de los resultados está resultando ser un equipo con grandes cualidades, mucha solidez y el suficiente oficio para sacar resultados cuando parece poco probable sacarlos. Ayer se impusieron en el camino hacia la final, a una Portugal que se ha repuesto muy bien de la baja de Bruma, que encontró en Alexandre Guedes ese gol que parecía no poder encontrar en la primera jornada y que ha ido de menos a más en el campeonato.

El partido de semifinales entre ambos fue trepidante, y lo fue desde el primer minuto. No tuvimos que esperar mucho para que llegasen los goles porque Djurjevic, del que ya os hablamos cuando os nombramos a algunas de las joyas de este campeonato, ya en el minuto seis había convertido el tanto a favor de Serbia .

Aguantó bien Serbia, haciendo honor al fútbol que ha venido practicando durante el campeonato. Muy sólido, no dejó que Portugal convirtiese ninguna de sus acometidas. O al menos lo intentó hasta que ya en la segunda parte, el hábil Bernardo Silva, mediapunta con mucha llegada que ha hecho un torneo excepcional, consiguiera empatar el partido y dar esperanzas al cuadro luso.

El encuentro se convirtió en un toma y daca constante. Los dos equipos buscaban el gol de la victoria pero con respeto al rival. Se notaba el nerviosismo y el miedo a perder pero apareció Alexandre Guedes, punta portugués, para conseguir rematar a gol un balón a falta de diez minutos del final. Portugal se veía ya con pie y medio en la final, sabía que tenía que aguantar el marcador como fuese pero a falta de cinco minutos, Gačinović hizo justicia y volvió a colocar las tablas en el marcador. Tras la prórroga, llegamos a la tanda de penaltis, y destacó sobre el resto el nombre de Predrag Rajković, portero serbio que detuvo dos penas máximas. Aleksandar Mitrović, estrella del combinado serbio y del que también os hablamos en el enlace anterior antes del torneo, transformó el último lanzamiento y Serbia selló su pase a la final, donde se jugará el título ante Francia.