¿Quién no daría un dedo de su pie por encontrar a un compañero perfecto en su ámbito profesional? ¿Un compañero que le hiciera aún mejor de lo que es? Un socio que fabricara beneficios, que se los regalara a su compañero de fatigas y que, además, diera un plus de compromiso y trabajo a la empresa.

Pues precisamente eso es lo que le pasa a Falcao con Adrián. El colombiano llegó al Atlético de Madrid el pasado mercado estival, al igual que el asturiano. Son dos piezas que encajan en un puzzle llamado delantera, y por ello realizan una simbiosis perfecta. Si se entienden tan bien es porque son muy distintos, aunque pueda sonar raro. Radamel es el típico 9 de área, un killer que de 6 balones que le llegan, remata 5. Un hombre que fabrica una ocasión de gol de la nada. Un armario empotrado, un apóstol del cabeceo. Adrián hace todo lo contrario. Busca espacios, se zafa bien de sus rivales tanto por regate como por desmarque y habilita a sus compañeros para que culminen la jugada. Ése es Adrián, un segundo delantero de 24 añitos que está revolucionando al Atlético de Madrid.

Simeone dio con la tecla mágica, con el botoncito que a otros les ha costado pulsar, pero puede estar satisfecho ya que le está dando grandísimos resultados. Sin más preámbulos, vamos a conocer un poquito a este asturiano de 24 añitos:

Ha jugado en varios equipos como Oviedo, Alavés, Málaga (en calidad de cedido) y en el Deportivo de la Coruña. Donde realmente destacó fue en este último, anotando 16 goles en dos temporadas. Evidentemente no es una cifra muy alta, pero hay que tener en cuenta la función real de Adrián en el terreno de juego. Como expliqué antes, es un segundo delantero con claras funciones de asistente. El “9” se dedica a fijar a los centrales, y Adrián aprovecha para desmarcarse con gran rapidez y realizar el pase final al balcón del área pequeña. Muy ágil y veloz, no tiene mucha técnica pero en sus botas habita una calidad digna de un futbolista de su talla. Cada partido da un recital de taconazos y desmarques, dos de sus especialidades. Ha participado en varios europeos con las categorías inferiores de la selección española, y el año pasado consiguió ganar la Eurocopa sub-21 y ser el máximo goleador de dicha competición (5 tantos), además de ser considerado el mejor futbolista. Además de regalar goles a sus compañeros, él también sabe fabricárselo gracias a una buena jugada individual o gestionando un buen pase.

Esta temporada lleva 13 goles en todas las competiciones (6 en liga, 1 en copa y 6 en Europa League, contando la fase previa). Un tanto más que con los que terminó en el Dépor la temporada 2009/2010. Teniendo en cuenta que queda todavía un buen tramo de temporada y que el Atlético participa en 2 competiciones es una cifra más que buena. Ha regalado 5 goles a sus compañeros, y ha participado en múltiples jugadas peligrosas del equipo colchonero. Por su juego y por sus números, es evidente que Adrián es el socio perfecto para cualquier delantero, y precisamente por la temporada que está haciendo me parecería una locura no llevarle a la Eurocopa de Polonia y Ucrania con la selección. Pocos delanteros están dando el nivel de este chico, y podría aportar mucho al ataqué rojigualdo.

No me despido sin dedicar esta entrada a todos aquellos atléticos que dudaron de él, ya que no fueron pocos precisamente. Desde fuera las cosas se ven mucho mejor, supongo.

Rocío Perez

@Rocibarriera