Nuevo magnate propietario del Cardiff City Foto: walesonline.co.uk

Nuevo magnate propietario del Cardiff City
Foto: walesonline.co.uk

Hagamos un ejercicio de imaginación.

Imaginemos que tras el desfalco de los anteriores dirigentes del Betis, de cuyo nombre no quiero acordarme, en vez de entrar en la famosa Ley Concursal y ser dirigidos por Bosch, Gordillo, Huidobro y el difunto Porrúa, hubiese entrado en acción un magnate de estos que están tan de moda.

No sería ni el primero ni el último que desembarque en el mundo del fútbol con el único propósito de conseguir entretenimiento personal sin atender a los requisitos que sus aficionados y la historia de sus clubes exigen. Tras los conocidos casos de Manchester City, Paris-Saint Germain o Málaga entre otros, entra en escena el caso del Cardiff City.

En tierras galesas ha desembarcado un magnate de Malaysia llamado Vincent Tan Chee Yioun, quién relevó en el cargo a su compatriota Chan Tien Ghee, el cuál estuvo como directivo del Cardiff City dese 2009 y como Presidente del club desde 2010. Chan Tien Ghee, conocido comúnmente por TG, era un gran apasionado del fútbol y del club. Aparecía constantemente ante los aficionados y jugadores con un trato cercano y agradable. Tras los problemas económicos que estaba atravesando el Cardiff City, con una deuda total de 83,1 millones de libras, decidió buscar en su «socio» Vincent Tan un aliado que se hiciera cargo del club galés. Así se hizo y poco después relevó a TG como presidente, mientras que este último decidió abandonar el club «para enfocar y relanzar su vida política en Malaysia» según confesó a algunos medios.

Bien, sigamos con el ejercicio de imaginación. Imaginemos que el magnate malayo hubiera desembarcado en el Betis en las circunstancias antes expuestas. Pues ahora pensemos que pasaría si lo primero que se decida fuera cambiar el color verde y blanco de sus barras por negras y blancas, principalmente con efectos de marketing. No sólo eso  si no que se plantea cambiar el nombre del club a «Real Betis Monteciencias» para relanzar al equipo de rugby de la ciudad. Indignante, como poco.

Pues Vincent Tan, respaldado en su mayoría absoluta y sus millones invertidos en fichar a Gary Medel, Andreas Cornelius o Théophile-Catherine, decide cambiar el color azul por el rojo en su camiseta de un plumazo. Su declaración ante ello fue «Creo que este cambio es para mejor. Si tú pones mucho dinero, tienes derecho a decir qué cosas crees que serán mejor. Si no tienes derecho a decir nada, ¿por qué demonios quieres poner tanto dinero?«.

Dentro de la afición hay varias corrientes acerca de este cambio aunque la que predomina es la del enfado por no tener en cuenta de que el color del club históricamente siempre fue el azul y que el rojo no les representa, aunque también hay quienes piensan que si con estas decisiones se consigue reducir la deuda del club en poco tiempo, adelante sea.

Otra de las ideas que Vincent Tan tiene en mente es cambiar el nombre de Cardiff City por el de Cardiff Dragons y así unificar el nombre al del equipo de rugby de la ciudad; y ya de paso justificar el cambio al color rojo de la camiseta. Los aficionados del Cardiff pasarían de ser los «Bluebirds» a ser «Dragons».

En mi opinión personal, no todo vale cuando uno pone dinero en algo, y menos cuando se trata de un club con historia y numerosos aficionados. Así que si para ser un club potente en el mundo del fútbol, es necesario traicionar a las tradiciones y los sentimientos, preferiría ser un «modesto» pero de grandeza interior.

 

[social type=»twitter» opacity=»dark»]https://twitter.com/EzequielCarNav[/social]