Militó debutó con gol.

Militó debutó con gol. (Foto: eldiario24.com)

Comenzó un torneo argentino diferente a los demás, un torneo en el que no habrá descensos debido al nuevo modelo que desde la AFA desean implantar. Y es que a los 20 equipos de la primera división se le sumarán 10 clubes más por promoción de ascenso, lo que llegará al total de 30 equipos a la primera división del fútbol argentino para la próxima temporada. Un caos. Un panorama muy cuestionado y criticado desde muchos sectores de la Argentina. Se jugará sólo a una vuelta excepto los clásicos, que se jugarán tanto a ida como a vuelta. Y los equipos que no tengan clásicos se les asignará el partido.
El torneo Ramón Carrillo comenzó con la victoria de Godoy Cruz sobre el recién ascendido Banfield. A pesar del resultado, Banfield creó más ocasiones de gol que los de Mendoza pero la inexperencia del »taladro» marcó el partido lo que provocó que comenzaran el inicio del campeonato con derrota. Los tantos fueron de Aquino, Ramirez y Silva.
Llegaría el turno de Racing, y con ello, la vuelta del ‘’príncipe’’ Diego Milito. El mayor de los Milito, volvió a casa tras 10 años en Europa (Zaragoza, Génova, Inter de Milán). Y enfrente un principiante en la primera división del fútbol argentino, Defensa y Justicia.
El partido comenzó trabado con muchas faltas, pero con el paso de los minutos, conforme ambos equipos se asentaron, Racing tomó la manija del partido y empezó a mover la pelota con sensatez mediante Aued y Acevedo en el doble pivote del 4-4-2 elegido por el nuevo técnico Diego Cocca.
La primera mitad de Hauche fue excepcional, maravillosa. No cesó en sus movimientos siempre pidiéndola y peleando todos y cada uno de los balones. En poco menos de 10 minutos ‘’el demonio’’ anotó dos tantos, y casi sentenció un partido que quedó condicionado por la expulsión por doble amonestación de Yacob, mediocampista de Defensa, aunque la expulsión de Nico Sánchez por parte de la Academia en la segunda mitad igualó un poco más la balanza en el partido; y fue entonces cuando los chicos de Cocca se encerraron y esperaron atrás.
Diego Milito a pesar de sus 36 años, volvió para lucirse. Pivoteó entre los centrales, mantuvo la pelota en ataque cuando recibía el balón con la paciencia que la experiencia en Europa le ha dado y también permitió dejarle espacios a un Gabriel Hauche que por dentro fue una locura tanto para Tejera y De Miranda. Pero también Milito creó ocasiones y a pesar de desechar un par de manos a manos con el portero local no desistió en el intento de lograr un gol, y tras recibir un pase de Gastón Díaz la bajó al piso con el pecho a la espalda del central de Defensa y batió a Pellegrino con suma tranquilidad al palo derecho.
El Halcón anotaría su primer gol en el campeonato argentino, tras un grave error de Saja al despeje que quedó a los pies de Brian Fernández, dribló al ‘’chino’’ y recortó distancias en el marcador, aunque fue insuficiente para conseguir algún punto. Así pues, La Academia acabaría ganando 1-3, lo que permite seguir manteniendo la ilusión intacta para quien sabe, si hacer algo grande en este torneo de transición.

Por otra parte, River Plate, el último campeón, se enfrento en La Plata a Gimnasia; con quien dejó pasar una buena oportunidad de llevarse los 3 puntos aún a pesar de no haber jugado para nada bien. En la primera mitad lo más destacado fue un disparo lejano de Boyé que se marchó fuera, mientras que por »el Lobo» lo más significativo fue un disparo al palo de Licht.
En la segunda parte Teo remató en el área pequeña un centro de Pisculichi y adelantó a River en el marcador. Todo parecía que los visitantes se llevarían la victoria, pero cuando se terminaba todo, Vegetti, les amargó la noche poniendo el 1-1 definitivo. Y a punto estuvieron los de Marcelo Gallardo de perder el encuentro en la última jugada, cuando Vegetti de nuevo, remató a la derecha de la portería de Chiarini.