Foto: rtl.fr

Foto: rtl.fr

Tras once jornadas disputadas se pueden empezar a prever los roles de cada equipo en esta campaña, sobre todo en la parte alta de la clasificación donde ya se sitúan los tres equipos más fuertes del campeonato nacional francés: Marsella, PSG y Lyon.

Con la victoria el pasado fin de semana del equipo lionés sobre los marselleses, la distancia que tenían los de Bielsa se ha recortado a cuatro puntos sobre los parisinos y a cinco sobre ellos mismos, quienes se han reenganchado al tren de la lucha por la liga. Un triunfo anímico por un tanto a cero que frena la racha de ocho victorias seguidas del Marsella y permite al Lyon creer en sus posibilidades de acabar saliendo campeón al término de la campaña.

Los hombres dirigidos por Hubert Fournier demuestran gran capacidad para generar ocasiones jugando a la contra, con hombres como Lacazette, Fekir, Gourcuff y compañía, que hacen disfrutar cada semana a sus aficionados en Gerland, donde han obtenido seis victorias y una derrota hasta la fecha. El problema del equipo y al que se debe encontrar remedio pronto si se quiere luchar por todo es su pésimo bagaje a domicilio, donde aún no conoce la victoria y sólo ha sumado dos puntos de doce posibles. Curiosamente uno de los puntos que consiguió fue en el Parque de los Príncipes ante todo un PSG repleto de estrellas, un empate que si se mantuviera en la pelea hasta el final podría ser importante en caso de empate a puntos.

El Olympique quiere volver a ser temido en Francia y quiere conseguirlo con una plantilla joven, sobre todo en la parte ofensiva, que contrasta con la veteranía de la zaga, donde se encuentran la mayoría de los hombres experimentados de la plantilla.

Desde 2008 no gana el campeonato francés, fecha hasta la que consiguió siete títulos consecutivos. Ahora las cosas han cambiado en la liga francesa, una liga que parece dar un salto cualitativo con numerosos equipos con un buen capital para fichar. Este año la liga cuenta con un PSG, que a priori podría ser el rival batir, centrado en hacer un buen papel en Champions, con la renovación del Marsella con Bielsa, que ha vuelto al escaparate del fútbol actual. Tampoco hay que olvidar al Girondins de Burdeos, que ha estado en el liderato unas semanas y que puede dar guerra a los grandes, no a nivel de colarse aún en Champions, pero sí a la hora de los enfrentamientos particulares contra ellos. Con todo esto  los lioneses pueden optar a la conquista del título si consiguen ser regulares y marcar los mismos números que parisinos y marselleses. Un triunfo sin duda que devolverá al Lyon a la vieja gloria.