Rubén Botta pugna por un balón con la camiseta de Tigre Foto: taringa.net

Rubén Botta pugna por un balón con la camiseta de Tigre
Foto: taringa.net

Llega un momento en la vida de todo jugador en la que debe dar un rumbo a su carrera, siempre y cuando despierte pretendientes y tenga opciones de hacerlo. Puede ser intentando aprovechar un traspaso o como en el caso que hoy nos ocupa, eligiendo destino con la carta de libertad bajo el brazo.
Es el caso de Rubén Alejandro Botta, jugador de Tigre que ha dejado grandes destellos en la liga argentina y que terminando contrato este año ha tenido que elegir destino tras no querer renovar. Roma, Juventus e Inter han pujado por él y finalmente se decidió por los neroazzurri de cara a la próxima temporadal. El jugador ya ha afirmado que está entusiasmado con jugar junto a grandes jugadores argentinos como Diego Milito, Javier Zanetti o Esteban Cambiasso.

Nacido en San Juan, Rubén Botta comenzó su carrera futbolística en las categorías inferiores de Boca Juniors para después quedar en libertad y llegar al Club Deportivo Tigre, equipo en el que se terminó de formar y en el que ha jugado hasta la actualidad. Curiosamente pasó por un caso similar al del astro argentino Lionel Messi, con problemas de crecimiento, aunque no viajó al extranjero para tratarse y se quedó en Argentina.
A sus 23 años, Botta se ha convertido en una de las máximas figuras de Tigre. Partiendo siempre desde la banda izquierda, aunque también ha actuado a veces como mediapunta por el centro, se trata de un jugador muy desequilibrante y de gran calidad.

Es zurdo y su principal característica, además del cambio de ritmo, es el regate, una apartado que domina a la perfección gracias a una técnica especialmente buena.
A pesar de llevar cinco años en las filas de Tigre, con altibajos, esta ha sido la temporada en la que realmente han contado con el futbolista como un fijo en las alineaciones, y también es el año en el que se ha estrenado como goleador. Concretamente ha alcanzado los cinco goles en la liga argentina aunque es un futbolista que destaca más por el desequilibrio y las asistencias que por convertir tantos.

Con 1.75, Botta es un jugador muy hábil. Es rápido y tiene un cambio de ritmo y una velocidad muy interesantes. Es un jugador que tiene además un buen pase en largo y sus «gambetas» no solo se producen a pie parado. Es muy bueno en la conducción y el regate en carrera, lo que probablemente lo ayudará en su adaptación a Italia, y además es un jugador muy vertical, capaz de dejar en el camino a varios contrarios gracias a sus llamativas cualidades.
A pesar de ser un buen futbolista, una adaptación a un fútbol como el italiano, más físico y táctico que el argentino, puede ser complicada y más teniendo en cuenta el plantel del Inter, que tendrá muchas alternativas. Habrá que ver si Rubén Botta cuenta con oportunidades y minutos en el equipo transalpino y si su, escaso bagaje goleador no le pasa factura para jugar en un equipo con las exigencias interistas. Si deja salir todo su talento, será ese extra desequilibrante que a veces le ha faltado a los italianos este año, pero necesitará paciencia para rendir más allá de entusiasmar a los aficionados con el balón en los pies y el Inter es un club que necesita resultados desde el primer momento. Habrá que estar pendientes a su adaptación en Europa.

De momento lo va a tener difícil. El joven extremo sufrió una fuerte lesión en los octavos de final de la Copa Libertadores con rotura del ligamento cruzado y del menisco externo de la rodilla izquierda. En base a que aún se recupera y que el Inter pretende que el jugador tenga minutos en su llegada a la liga italiana, jugará una temporada cedido en Livorno, donde deberá demostrar que está recuperado y listo para dar este paso.

[youtube height=»HEIGHT» width=»WIDTH»]http://www.youtube.com/watch?v=ggEq1D5XH_c[/youtube]