http://www.thetimes.co.uk/

http://www.thetimes.co.uk/

La presente edición de la Premier League ha comenzado sus diez últimas jornadas con la misma tónica que a lo largo de la temporada: con un Chelsea muy afianzado en la cabeza y sacando los tres puntos en partidos con más oficio que fútbol, o así lo aseguran los resultados, siendo el último la victoria ante el West Ham con un solitario gol de Hazard cuando apenas corría el minuto 21. El belga se está convirtiendo, más que nunca, en el símbolo de la victoria blue, pues siempre ha dado la talla para sacar adelante encuentros importantes por si mismos, como la asistencia a Remy que permitió sacar un punto ante el City, o vitales para no perder el ritmo de suma de puntos, como el propio encuentro de anoche. De este modo, los pupilos de Mourinho, flamantes campeones de la Capital One Cup hace apenas 5 días, siguen líderes con 5 puntos de ventaja (y un partido menos) sobre el Manchester City. Un City que, del mismo modo, cumplió en un encuentro ante el colista del torneo doméstico, el Leicester. Valieron los goles de Silva y Milner al final de cada parte para no perderle el pulso a la competición a pesar de la derrota en Anfield en este fin de semana.

La pelea por la tercera y cuarta plaza va a ser, sin duda, el mayor atractivo de la liga hasta final de temporada, pues apenas en 5 puntos están Arsenal, United, Liverpool y Southampton, y es que es una verdadera incógnita quienes serán los otros dos clubes que se alcen con la ansiada plaza de Champions League. ¿Por qué? Porque el Arsenal saca puntos sin apenas juego, guiados por Sánchez y a pesar de no tener nunca menos de tres hombres en la enfermería; porque el United lleva toda la temporada con un juego lamentable (que analizaremos pronto) pero sacando puntos que han resultado más que vitales para los de Van Gaal, como hizo anoche Young ante el Newcastle ya sobre la bocina; porque el Liverpool lleva una magnífica racha de 8 victorias y 3 empates, o lo que es lo mismo, lleva todo 2015 sin perder en Premier, capitaneados por la brújula de un celestial Coutinho; o porque el Southampton, a pesar de haberse ido desinflando (como es normal) conforme avanzaba la temporada, intentará la gesta de desbancar de Europa a uno de estos gigantes, si bien ello dependerá de que un Tottenham en horas bajas (y también con un encuentro pendiente frente al Queen’s Park Rangers) encadene resultados positivos.

A falta aun de grandes partidos y encuentros entre los que van a la cabeza, esta Premier nos va a dejar para el recuerdo la brutal pelea por tratar de llegar a Champions, más encendida que nunca, pero invariablemente podremos ir adelantando ya dos realidades: el Chelsea será campeón (como ya se dijo incluso antes de comenzar la temporada) y el Arsenal será cuarto. Inglaterra siempre fue muy tradicional con el fútbol.

[soccer-info id=’2′ type=’table’ style=’blue_light’ title=’Clasificación – Premier League’ /]