Cristóforo firmará por cinco temporadas por el Sevilla (Foto: laoraldeportiva.com.uy)

Cristóforo firmará por cinco temporadas por el Sevilla (Foto: laoraldeportiva.com.uy)

Cinco años va a firmar Sebastián Cristóforo (Montevideo, 1993) con el Sevilla. Cinco años para crecer en uno de los mejores campeonatos del planeta y cinco años, como mínimo, para deslumbrar a una afición que, si no ha seguido el Mundial sub20 o el Sudamericano de la misma categoría, poco sabrán del joven volante.

El centrocampista llega a la capital andaluza para mejorar lo presente y, si se adapta al ritmo europeo, lo hará. Y mucho. Una gran colocación, rapidez, anticipación y agresividad sitúan al futbolista sudamericano como una de las mayores promesas del mundo del fútbol en su posición.

Sebastián Cristóforo es, ante todo, centrocampista defensivo. Pero no tiene ningún tipo de reparo en iniciar jugada. De hecho, una de sus mayores virtudes es el pase al primer toque, ideal en un jugador como él para, una vez recuperado el balón, darle una salida limpia e iniciar una jugada de peligro.

Es probable que el mediocentro procedente de Peñarol no sea en España tan mediático como Marko Marin, Gameiro, Jairo o Víctor Machín Vitolo, pero no por ello su calidad es menor. En un equipo que debe aspirar a finalizar tercero en el campeonato liguero (tras los dos colosos), Cristóforo debe tener un papel fundamental en la escuadra sevillista.

Sebastián debe ser el equilibrio, la cuerda que una la zaga con el ataque del equipo. Debe ser el que inicie las transiciones ofensivas y el primer rival a superar por los contrarios cuando éstos tengan el balón.

Por si fuera poco, al de Montevideo no le importa demasiado recibir presionado. Tiene el mismo criterio para sacar el balón y su entrega al primer toque no deja de ser prodigiosa. Si se adapta con la fluidez necesaria, el Sevilla podrá disponer de un centro del campo del mayor de los lujos con Cristóforo y Kondogbia, en caso de que el francés se quede en el Sánchez Pizjuán esta temporada.

Debutó en la Primera División de su país y, desde entonces, no ha parado de cosechar éxitos. En el Sudamericano sub20 disputado en Argentina en el mes de enero, fue fundamental, junto a Laxalt, para que Uruguay lograra la cuarta posición. En el Mundial de Turquía disputado hace tan sólo un mes consiguió al subcampeonato siendo, una vez más, uno de los jugadores más destacados del combinado de Juan Verzeri.

Pablo Bengoechea, ex futbolista uruguayo entre los años 1987 y 1991 aseguró que, al menos de momento, Sebastián Cristóforo ‘’no tiene techo’’. Y pagar por un jugador de 20 años al que aún no se le ha visto todo lo que puede dar 2.400.000 euros no es un mal negocio (3.000.000€ ha pagado el Valencia por Hélder Postiga, por ejemplo).

Sin embargo, en Nervión no lo harán oficial hasta dar salida a Maduro, Guarente y Hervás y después de liberar una ficha en la lista que Emery ha presentado para disputar la UEFA Europa League. Aunque ésta puede ser modificada antes de la fase de grupos.

Otra de las grandes ventajas de Cristóforo es que, a pesar de ser uruguayo, no ocupa plaza de extracomunitario, puesto que posee pasaporte italiano.