Sebastián Ubilla realiza una de sus variadas celebraciones al gol conseguido Foto: wunitv.com

Sebastián Ubilla realiza una de sus variadas celebraciones al gol conseguido
Foto: wunitv.com

Ubilla es un delantero con unas condiciones imponentes para el futuro del fútbol chileno.

A la edad de trece años llegó a las categorías inferiores del Santiago Wanderers. Fue seleccionado con las selecciones Sub15 con la que jugó un campeonato sudamericano y con la Sub17 con la que repitió participación en el torneo.
Tras varios años en la cantera del conjunto chileno, fue traspasado al Universidad Católica en 2007. No obstante, su paso por este segundo conjunto fue testimonial, puesto que debido a algunos problemas con su traspaso no pudo jugar con su nuevo equipo.

En 2008 vuelve al Santiago Wanderers donde, con el paso del tiempo, fue entrando en el equipo jugando como volante ofensivo ya fuese pegado a la banda derecha o la izquierda gracias a su velocidad y buena conducción del balón. Incluso fue seleccionado para la selección Sub20 de Chile.
Su progresión se vio algo estancada por un par de lesiones, lo que le mantuvo fuera de los terrenos de juego a finales de 2008 y la mayoría del año 2009.

Al año siguiente, ya con las lesiones olvidadas, volvería a entrar en el equipo y demostrar sus cualidades jugando por ambas bandas e incluso en la delantera. Ese mismo año, 2010, sería seleccionado para jugar con la Sub’22 de Chile.
El año pasado, Sebastián Ubilla ya era un fijo en el equipo, y avanzó su posición para jugar de extremo o como delantero centro gracias a sus cualidades, si bien sus cifras goleadoras no terminaban de ser llamativas por jugar pegado a banda muchos encuentros.

En el campeonato Clausura de 2011, aún en las filas de Santiago Wanderers ya logró unas mejores cifras goleadoras marcando cinco goles en diecisiete partidos, pero fue en el torneo Apertura 2012 cuando se destaparía como goleador convirtiendo once tantos en quince partidos y coronándose como máximo goleador de la competición junto a Enzo Gutíerrez y Emanuel Herrera.

Su gran proyección, con tan solo 21 años hizo que el verano pasado firmase por el actual campeón, Universidad de Chile, que compró el 80% de su pase por 1.250.000 dólares. Ubilla ya ha participado en dos partidos con la selección absoluta de su país (uno de ellos con una selección Sub23 por ser preparación para las olimpiadas en el que disputó únicamente quince minutos) y ha marcado dos goles.

Se trata de un futbolista muy rápido, que sabe desequilibrar en el uno contra uno y cuya mejor cualidad es su tranquilidad a la hora de pisar el área contraria y su velocidad.
Es un delantero de mucha movilidad, sabe caer a banda y sentirse cómodo, encarar y aprovechar su cambio de ritmo para superar a los defensores, sin duda debido a sus comienzos como volante ofensivo y extremo.
Es muy veloz y a causa de esto es capaz de superar defensas contrarias y poner centros a sus compañeros o buscar el disparo con rapidez.

Pero además de jugar en banda, también ofrece sus grandes cualidades a la hora de pisar el área rival. Tiene muy buena técnica, lo cual le permite sacarse de la chistera remates inverosímiles y le hace convertir goles de muy bella factura. Tiene un buen olfato goleador, que ha encontrado especialmente estas últimas temporada. Ve el gol antes que los demás y si pisa área, desde el primer momento tiene claro que si recibe el balón lo va a mandar contra la red. No duda en cargar la pierna, y no tarda ni un segundo en hacerlo.
Además de su faceta rematadora dentro del área, también posee un buen disparo desde media distancia que junto a su juego en banda y su velocidad para realizar contragolpes le convierte en un atacante bastante completo, quizás algo débil en lo que al juego aéreo y el coche con el rival se refiere. Además es un futbolista de corazón, de mucho empuje, mucha entrega y coraje sobre el terreno de juego, lo que le hace pelear cada balón y no dar nada por perdido. También ayuda bien en defensa cuando juega pegado a la cal.

Entre las cosas a mejorar, quizás debe bajar a recibir y participar algo más en el juego cuando participa en punta y centrarse un poco en el juego combinativo, aunque ya lo hace, pero quizás con más frecuencia cuando el mando del partido y el balón, lo tiene el equipo contrario. Con 23 años, es un futbolista con un potencial increíble y con un futuro prometedor por delante. Si sigue así, pronto lo veremos de nuevo en la absoluta chilena y muy probablemente, dando el salto a Europa.

No obstante, deben dejar de pasarle factura las lesiones, pues esta última temporada en Universidad de Chile ha estado fuera de la competición tanto al principio como al final de la temporada. Sin embargo sus cifras son bastante buenas, siendo decisivo y anotando 15 goles desde que fichara el verano pasado con la U. Un jugador a tener muy en cuenta en Sudamérica.

[youtube height=»HEIGHT» width=»WIDTH»]http://www.youtube.com/watch?v=QDOFW70A-yQ[/youtube]