Uno de los onces que puede presentar hoy el combinado belga Foto: elfutbolesinjusto.com

Uno de los onces que puede presentar hoy el combinado belga
Foto: elfutbolesinjusto.com

No es ningún secreto o sorpresa que Bélgica está experimentando un momento dulce pero, sobre todo, está sembrando en tierra fértil un futuro esperanzador. Se lleva augurando ya desde hace varios años, que el poderío futbolístico belga se encuentra en pleno crecimiento. Esto viene por algunos buenos resultados cosechados en categorías inferiores, que han traído la ilusión a la afición flamenca y que han despertado muchas esperanzas en esta hornada de jugadores que llegan y que deslumbran a Europa con su talento. Y es que, aunque algunos de estos jugadores mantienen su fútbol en la liga doméstica belga, la mayoría se encuentran desperdigados por Europa en múltiples ligas demostrando su valía y adquiriendo experiencia, formándose como jugadores para llevar a su país e incluso a su selección nacional un paso más allá en lo que al fútbol se refiere.

Un paso más allá del que estuvieron cerca en el Mundial de México’86, cuando fueron apeados de la competición por Argentina en semifinales. Una Argentina que acabaría conquistando un Mundial marcado por aquel famoso gol de Maradona a los ingleses y por aquella pícara acción bautizada como «la mano de Dios». Bélgica se quedó a una victoria de la final tras apear entre otras a España de la competición. Y no fue la única vez en la que los Diablos Rojos se quedaron con la miel en los labios. Seis años antes, de nuevo con victoria a España mediante, Bélgica llegó a la final de la Eurocopa celebrada en Italia, pero cayó sin remedio ante Alemania.

Una selección que el mayor éxito que conoce es la medalla de oro conseguida en los Juegos Olímpicos de 1920. Pero cuando parecía que era imposible el resurgir de una generación que hiciera renacer la esperanza y les permitiera soñar con algo más, han aparecido en el panorama internacional una serie de jugadores que hoy por hoy forman parte de algunos de los grandes de Europa y que pondrán su talento al servicio de su país en el próximo Mundial de Brasil 2014.

Una generación de gran talento liderada por el jovencísimo Eden Hazard (22 años). El futbolista del Chelsea es pura magia, talento en estado puro y posee una calidad impresionante para desequilibrar al rival y librarse fácilmente de los contrarios con un sorprendente cambio de ritmo. Con mucha personalidad en el campo, Hazard es capaz de decidir un partido en un par de arrancadas. Ya lo hizo en el Lille y ahora continúa maravillando a la Premier. Pero Eden no estará solo.

En Bélgica llevan apareciendo jóvenes talentos durante varios años y ahora, más maduros, con una mayor experiencia, serán más útiles a su selección. Es el caso de Moussa Dembelé (26) y Marouane Fellaini (25). El primero dejó el Fulham para poner su zurda en la mediapunta del Tottenham. Este año tendrá mucha más competencia en su club pero su calidad no es nada despreciable e incluso sonó para reforzar al Real Madrid, si bien le está costando mucho volver a encontrar la llegada a gol que si mostró en Holanda. Por otra parte el imponente Marouane Fellaini ha dejado el Everton para incorporarse a las filas del Manchester United en uno de los movimientos destacados del mercado. Un cambio arriesgado el año antes al Mundial, pero todo apunta a que será importante para David Moyes.

Todo esto, respaldado por zagueros con una amplia experiencia internacional que otorga seguridad a la zaga de los diablos rojos, aunque no todos ellos suelen acudir a la llamada nacional, con Vincent Kompany (27 | Manchester City), Thomas Vermaelen (27 | Arsenal), Jan Verthonghen (26 | Tottenham) o el prometedor nuevo fichaje del Atlético de Madrid Toby Alderweireld (24). Jugadores con experiencia internacional, seguros, contundentes e imponentes físicamente pues casi todos rozan el 1’90 de estatura.

Además no estarán solos, pues cuentan con centrocampistas como Nacer Chadli (24 | Tottenham), Driess Mertens (26 | Nápoles), Axel Witsel (24), por el que el Zenit pagó una millonada al Benfica el año pasado o el rápido delantero del Everton, Kevin Mirallas (25).

Benteke, Hazard y Fellaini tres de las estrellas de esta selección Foto: soccersouls.com

Benteke, Hazard y Fellaini tres de las estrellas de esta selección
Foto: soccersouls.com

Sin embargo, el potencial de Bélgica no reside solo en estos jugadores de equipos importantes y calidad contrastada. El talento que llega con la juventud a la selección es infinito y la cantidad de jugadores Sub’23 que llegan y que incluso queman etapas velozmente para llegar a la selección absoluta es abrumadora. Bélgica está en este momento líder en el Grupo A de clasificación para el Mundial de Brasil, a tres puntos de Croacia y ganando todos sus enfrentamientos salvo un empate concedido precisamente ante los croatas. No podemos descartar que esta misma temporada y ante el ingente talento belga que emanan sus jóvenes desde las ligas de media Europa, aparezcan algunas jóvenes promesas que buscan tener cabida en la cita mundialista.

La pasada temporada ya apareció un gran Christian Benteke que se ha ganado el puesto en la delantera de la selección. Sus números son espectaculares, con 19 goles en la Premier League y tres en tres partidos este año. Ha sido todo un logro para los villanos mantenerlo y no ha perdido un ápice de su olfato goleador de una temporada a otra. Y todo con solo 22 años.

Otro delantero que asegura goles y que igual que Benteke es todo un portento físico es Romelu Lukaku (20), que no se queda atrás con sus cifras goleadoras. El año pasado salió cedido del Chelsea al West Bromwich y consiguió anotar la friolera de 17 goles completando únicamente los noventa minutos en cinco partidos. Este año ha vuelto a salir cedido ante las pocas posibilidades de jugar con el equipo de Mourinho y ha llegado al Everton para gozar de minutos y no perderse el Mundial.

El que si que se ha quedado en la disciplina blue es Kevin De Bruyne (22), que la temporada pasada estuvo cedido en la Bundesliga y dejó grandes destellos de calidad, refrendado por su gran llegada desde la segunda línea y diez goles para todos los gustos. Veremos si muestra su calidad en el Chelsea y cuenta con minutos ante la competencia de Mata para llegar en buena forma al Mundial.

Y por supuesto no podemos obviar las temporadas que llega Thibaut Courtois en el Atlético de Madrid. Llegó ante la marcha de De Gea al Manchester cedido por el Chelsea y se hizo indiscutible en la meta rojiblanca. Su fabuloso estado de forma ha hecho que cancerberos como Sergio Asenjo o Joel tuvieran que marcharse para buscar minutos y todo hace presagiar que será el guardameta belga en el campeonato del mundo de la FIFA. Su crecimiento es espectacular y sus condiciones, siempre sorprendentes.

Y la última joya de la corona que ha llegado a la selección, el futbolista joven que más está deslumbrando en las primeras jornadas de la Eredivisie, Zakaria Bakkali (17). El talentoso atacante del PSV está destacando en el equipo de Eindhoven a pesar de su juventud y está volviendo loca a los zagueros de media Holanda con sus amagos y su fantástico golpeo de balón. Tanto que en Bélgica ya lo ven como su nueva estrella y en el cuadro del Philips Stadion se frotan las manos con sus tres goles en las tres jornadas que se llevan disputadas.

Pero si crees que el talento belga acaba aquí, estáis muy equivocados. Desde abajo vienen pujando fuerte jugadores como Maxime Lestienne (21), que está enamorando en el Brujas con sus goles y asistencias ratificando las buenas sensaciones que dejó la campaña pasada, en la que consiguió marcar más de 18 goles con la escuadra negriazul. De momento forma parte de la Sub’21 pero si sigue a ese nivel, quién sabe. También podemos destacar a Jelle Vossen, que aunque no es tan joven como Lestienne -tiene 24 años-, lleva ya tres años superando la veintena de goles en Bélgica. Un delantero con un instinto siempre a tener en cuenta.

En el Standard de Liege se encuentran Imoh Ezekiel (19), que aunque es nigeriano tiene la intención de jugar con la selección belga, y Michy Batshuayi (19). Dos delanteros con cualidades diferentes, la velocidad del primero y la imaginación del segundo, pero que, aunque son quizás demasiado jóvenes para ir al Mundial de Brasil, vienen demostrando mucha calidad y tienen líder al Standard. El año pasado alcanzaron entre los dos la treintena de goles y prometen mucho. Al igual que su compañero de equipo y compatriota M’Poku (21), un futbolista con un gran golpeo de balón, que se especializa por repartir asistencias desde ambas bandas pero que no descarta nunca la llegada a portería y fruto de ello rozó la campaña anterior la decena de tantos.

Y todo esto por no hablar de Ilombe Mboyo (26), del Genk, que consiguió superar la veintena de goles en el Gent el año anterior. O Junior Malanda (19), medio defensivo del Zulte Waregem que enamoró en la gran temporada de su equipo la pasada temporada. Y no podemos olvidarnos del talentoso Ferreira-Carrasco (20), uno de los jóvenes valores del poderoso y millonario Mónaco de Rainieri y Rybolovlev. En definitiva, una fuente inagotable de talento que ha destacado en categorías inferiores y que ahora pretende llevar el talento a la selección absoluta. El talento belga a despertado y sus jóvenes promesas deslumbran en Europa. ¿Tendrá este talento mayor premio que en el pasado? Saberlo es solo cuestión de tiempo.

[social type=»twitter» opacity=»dark»]https://www.twitter.com/jorgegonex[/social]