Anthony Lopes fue un muro ante el poderío ofensivo parisino Foto: eurosport.fr

Anthony Lopes fue un muro ante el poderío ofensivo parisino
Foto: eurosport.fr

La jornada de Ligue 1 en Francia nos traía un duelo de altura en Gerland entre Olympique de Lyon y PSG con un partido en el que se jugaban el liderato y unas buenas credenciales para hacerse con el título toda vez que los rivales también vienen mostrando una irregularidad llamativa. Tanto es así que en esta jornada ninguno de los cinco primeros clasificados consiguieron hacerse con la victoria.

Los de Laurent Blanc no terminan de convencer con su juego y a veces pecan de exceso de relajación ante una clara superioridad técnica con respecto a sus rivales. Ya la jornada pasada ante un débil Rennes ganaron por la mínima sin convencer pero parece que los resultados acompañan últimamente y eso les vale a los parisinos. Así se clasificaron en copa, también ganando por la mínima al Lille y así llegaron al asalto del liderato, dominando posesión y número de ocasiones pero sin finalizar con éxito. En el otro lado del terreno de juego el Lyon, con la importante baja del máximo goleador de Ligue 1, Alex Lacazette. Se la jugaba Remi Garde con la juventud y el desparpajo de N’Jie y Fekir en una apuesta que no es más que la esencia de este Lyon, lejos de millonarias estrellas y más cercano a los jóvenes talentos.

Precisamente Fekir y N’Jie con una fantástica combinación, una pared dentro del área que acabó por sobrepasar a la millonaria defensa parisina, abrieron el marcador antes de que ya en la segunda mitad, el astro sueco Zlatan Ibrahimovic empatara de penalti dejando las tablas y reparto de puntos con la que todo terminaría. Imposible hablar de este duelo de grandes en Francia sin destacar a Anthony Lopes, que lo paró casi todo, incluso el penalti de Zlatan que el árbitro mandó repetir y que finalmente lo batió, o a Gourcuff que ayer jugó un gran encuentro.

Y con ese empate todo queda prácticamente como estaba, porque tropezaron los cinco primeros clasificados en Ligue 1. Al Olympique de Marsella de Bielsa se le va a hacer larga la liga tras el bajón físico que ha pegado con respecto a la primera vuelta y cedió el empate en terreno de un Rennes que se muestra muy débil últimamente mientras que el Mónaco cayó por la mínima ante el Guingamp, y eso que los locales jugaron con uno menos 70 minutos tras la expulsión de Diallo.

Por la parte baja el que se hace fuerte es el RC Lens, que en plena crisis institucional fue capaz de visitar el Stade Geoffroy-Guichard y remontar el 2-0 inicial al Saint Etienne, aunque el ASSE no perdió la fe y consiguió empatar en el 83′ gracias a un buen gol de Erdinç. La ausencia de Gradel, que se ha proclamado campeón de la Copa de África con Costa de Marfil ha sido clave sin duda en el bajón de les verts.