Los jugadores serbios levantan el título en Lituania Foto: uefa.com

Los jugadores serbios levantan el título en Lituania
Foto: uefa.com

Partido muy igualado el que dio final al Europeo Sub’19. Serbia y Francia llegaron tras mostrar al mundo su solidez y oficio a pesar de la corta edad de los futbolistas.

Después de dejar en la cuneta a buenos equipos como España y Potugal, galos y serbios jugaron con mucho respeto aunque sin perder su identidad y siendo fieles al fútbol que han mostrado durante el campeonato. Francia seguía encomiándose a Yassine Benzia para finalizar las jugadas mientras que Rabiot y Hunou especialmente, ponían el talento en mediocampo apoyándose en un activo Martial. Serbia por su parte buscaba combinar en mediocampo con Pavlovski, hacer daño con las internadas de Uros Djurdjevic y Lukovic y sobretdo, buscar arriba a la estrella del equipo Serbio, uno de los jugadores más hechos del combinado, Aleksandr Mitrovic.

En un partido muy igualado, en el que tampoco hubo excesivos problemas para Beunardeau y Rajkovic, porteros de la contienda, los equipos parecían turnarse para atacar. Las jugadas pocas veces eran finalizadas y en la mayoría de ocasiones se diluían en el último pase. Tuvo que ser ya en la segunda parte, minuto 57, cuando un balón colgado al área lo interceptó Mitrovic, habilitado ante la lenta salida del futbolista del Athletic de Bilbao, Laporte para hacer la linea de fuera de juego. El goleador Serbio controló, llegó a línea de fondo y recortó a Ikoko para poner un pase de la muerte en el área pequeña que Andrija Lukovic acertó a meter en la portería.

Un solitario gol que valió un título, premió a una gran Serbia durante todo el campeonato, e impidió a Francia firmar el doblete tras proclamarse campeona del Mundial Sub’20.