Africanos y centroamericanos volverán a verse las caras en la final Foto: misoccer.com

Africanos y centroamericanos volverán a verse las caras en la final
Foto: misoccer.com

No hace aún ni un mes que dimos la bienvenida al Mundial Sub’17 de EAU y ya hemos llegado a la final. Un encuentro decisivo que llevará el Mundial a África o centroamérica.

Y es que la competición nos traía como siempre a grandes equipos llenos de potencial. Destacaban selecciones como Rusia, campeón europeo, Brasil o Argentina, que dejaron claro su potencial en el sudamericano o Italia, uno de los equipos más completos a nivel defensivo. No obstante, todos ellos han ido cayendo por el camino dejando paso al buen fútbol, al trabajo y la ilusión de dos selecciones que han hecho bien las cosas. Nigeria y México.

El 1 de octubre, dieciséis días antes de que diera comienzo el campeonato, os contábamos la distribución de los grupos y lo que podíamos esperar de ellos más allá de las sorpresas que siempre hay. Entre los grupos más bonitos os destacábamos el grupo F, en el que otorgábamos a Irak la posición de rival más débil (no logró pasar de fase de grupos), destacábamos a Suecia, que ha hecho un extraordinario campeonato y que solo ha sucumbido en semifinales. A Nigeria, de la que destacábamos que era el país que más había ganado el campeonato junto a Brasil y una de las selecciones más potentes de Africa y a México, de la que incluso me atreví a decir bajo opinión personal que la veía como una de las favoritas a llevarse el campeonato. Hoy, Nigeria y México, compañeras de grupo, están en la final y tres de los equipos que partían de inicio en ese grupo F están entre las cuatro mejores del mundo junto a Argentina.

Los africanos tienen un potencial ofensivo fuera de lo normal. Durante el campeonato ha marcado 23 goles y solo ha recibido cinco. Solo Suecia y en la fase de grupos fue capaz de plantar cara a los nigerianos y conseguir un empate a tres. Una selección en la que casi cualquier integrante es capaz de llegar y convertir un gol, potente y dinámica que causa respeto entre sus rivales.

México por otra parte empezó mal el campeonato, recibiendo una goleada por 6-1 ante sus rivales en esta final. Sin embargo, la joven tricolor es un equipo muy trabajado, sabe a lo que juega y tiene calidad en todas sus líneas. Su fútbol colectivo es la clave de su buen hacer durante el Mundial y en los tres últimos partidos ha dejado fuera a tres de las principales favoritas, Italia, Brasil y Argentina, casi nada.

Una final que será premio a una gran selección y dejará injustamente un subcampeón porque ambas merecen el campeonato. El aficionado que vea el encuentro, no puede más que disfrutar del fútbol de estas jóvenes futuras estrellas.