Ivo Rodrigues fue una de las figuras del partido para Portugal. Foto: it.uefa.com

Ivo Rodrigues fue una de las figuras del partido para Portugal.
Foto: it.uefa.com

Tan sólo un empate le bastaba a la selección lusa para ser primera de grupo y evitar más que presumiblemente a la poderosa Alemania en semifinales, pero Portugal no salió a especular con el resultado y aunque la tónica general del partido nos dejó un ritmo lento, la selección portuguesa fue imponiéndose en juego y dominó a un combinado austríaco que salvo los primeros envites de la segunda parte, no dio muestras reales de peligro.

El encuentro comenzó con un ritmo lento en el que ambas selecciones se tantearon, hasta que Portugal comenzó a combinar pases y jugadas, en su mayoría por la banda izquierda de Rafa e Ivo Rodrigues. Vimos como Austria tuvo serios problemas a la hora de sacar el balón jugado y quizás eso hizo que se replegaran y esperaran una posible contra para generar peligro a la selección lusa.

Las principales ocasiones en esta primera mitad fueron para los portugueses que colgaron bastantes balones al área. De hecho, al borde del descanso, una falta desde el costado izquierdo bien ejecutada por Ivo Rodrigues finalizaría con un remate al primer palo del capitán luso, Tomas Podstawski, que abriría el marcador.

En el descanso Austria realizó dos cambios y dio mayor dinamismo a su juego y fruto de ello llegó el único gol austríaco al reanudarse el juego, en el que tras una triangulación en zona de tres cuartos, es culminada por Grillitsch con un remate al primer palo desde la frontal del área.

Parecía que Austria era diferente y de hecho, uno de los jugadores que más activo estuvo en el partido por parte austríaca, Blutsch, gozó apenas minutos después de una ocasión que hubiera cambiado el devenir del encuentro. Sin embargo, Austria se fue apagando y Portugal volvió a coger la manija del partido, en el que se vio un gran despliegue en la medular de su capitán, que lo vimos recuperar y organizar a su equipo.

En los últimos compases del encuentro, llegó el definitivo 1-2, tras una triangulación de Portugal que acabó en los pies de Romario Baldé, tras otra asistencia de Ivo Rodrigues, que culminó con un tiro al palo corto en el que nada pudo hacer el guardameta austríaco.

Portugal consigue de esta manera evitar a Alemania en las semifinales y se medirá a Serbia en un partido que será apasionante y en el que el ganador se convertirá en finalista y se medirá casi seguro a los germanos en la final. Ambas semifinales se disputarán este lunes, la primera a las 18:00 con un Alemania-Austria y a las 21:00 la segunda semifinal entre Portugal y Serbia.