Sterling montando un ataque. (Foto: media.utsandiego.com)

Sterling montando un ataque. (Foto: media.utsandiego.com)

El Grupo D iniciaba su paso por la máxima competición mundial de la mejor manera posible, una espectacular Costa Rica comandada por el exverdiblanco, Joel Campbell, goleaba a una auténtica bicampeona del Mundo como es Uruguay. Pero no quedaba la cosa ahí, porque a las 12 de la noche comenzaba un duelo de los más esperados de la fase de grupos: el Inglaterra – Italia. Cualquier amante del fútbol internacional disfrutó enormemente un encuentro que no defraudó a nadie.

El partido dejó muchos detalles interesantes sin tener en cuenta el resultado, pese a que éste diera a Italia prácticamente la clasificación para la fase de eliminación dejando a Inglaterra la responsabilidad de jugarse la plaza con Costa Rica. Por parte de Italia pudimos ver a un Andrea Pirlo pletórico, ese centrocampista creativo de los que ya no existen, caracterizado por su pausa y visión que prácticamente nadie puede seguir. Gran ejemplo de ello fue el primer gol de la selección azzurra que en un acto de maestría del de Flero, dejando el balón pasar entre sus piernas, habilitaba a Marchisio en una posición perfecta para que ejecutará un letal disparo lejano. Con la dupla De Rossi-Verratti encargándose de la destrucción y el inicio del juego desde atras, Pirlo tenía más libertad para hacer lo que mejor sabe: inventar.

Por parte de los Three Lions fuimos testigos de la consagración de un joven jamaicano de tan sólo 19 años, Raheem Sterling, que tomó la manija inglesa convirtiéndose en un constante peligro desde el pitido inicial para la defensa italiana. Un zapatazo lejano en los primeros compases casi le hacen artífice del mejor gol del Mundial.  Si de algo puede caracterizarse la delantera inglesa es por la velocidad en la que pueden montar un ataque, y con la presencia de Sterling todo es más sencillo. Si, además, tienen a un delantero en racha como Sturridge, autor del empate en el luminoso, podemos hablar de una selección que debe aspirar a pasar a la siguiente fase.

Balotelli celebrando el gol que daría la victoria a Italia. (Foto: @carrusel)

Balotelli celebrando el gol que daría la victoria a Italia. (Foto: @carrusel)

Aquel aficionado que no diera continuidad a esa noche de fútbol con el Costa de Marfil – Japón, sin duda aún tenía en mente al acostarse ese centro medido de Candreva que remataba Super Mario Balotelli para dar la victoria a Italia y, sobre todo, el sonido del larguero al repeler el espectacular disparo de libre directo efectuado por il pittore di Flero.