Ayer consumó el equipo vasco su cuarta derrota en liga, evidenciando claros problemas en la zona de creación, y al que empiezan a pesarle los partidos al disputar la Champions League, no descansando entre semana, competición en la que los errores se pagan, y más si se cuenta con una plantilla tan corta, no pudiendo descansar jugadores con muchos minutos a sus espaldas.

En Vallecas se volvió a ver un equipo que no sabe a qué juega, sin profundidad, y al que la planificación deportiva le está afectando, pues tras la venta de Ander Herrera al Manchester United, la manija del juego la tendría que coger Beñat, al que Ernesto Valverde ha situado en la mediapunta, un lugar inhóspito para él, lugar que ocupa por  falta de mediocentros ofensivos. A esto tampoco ayuda que el mediocentro lo conformen Ander Iturraspe y Mikel Rico, dos recuperadores más que organizadores, por lo que el trabajo a desempeñar de ambos ahora también tiene que ver con facetas ofensivas, demostrando así la importancia la carencia del equipo en la zona de creación, puesto que tenía Ander Herrera el año pasado en el equipo, siendo el encargado de elaborar juego en el Athletic y conectar con las líneas ofensivas, precisamente el rol que desempeñaba Beñat en el Betis hace dos temporadas, rol que debería tener en esta plantilla y en el que tendría que acompañar en el medio a uno de los dos pivotes. ¡Urge un jugador en línea de tres cuartos en el equipo!

Beñat y Aduriz disputan un balón con Trashorras | Imagen vía http://bizkaia.eldesmarque.com/

Beñat y Aduriz disputan un balón con Trashorras | Imagen vía http://bizkaia.eldesmarque.com/

Otro de los problemas que está sufriendo en este comienzo de temporada el equipo bilbaíno es la participación en la Champions League, aumentando en este inicio de temporada el número de partidos a disputar, desde la previa que pasaron ante el Napoli, una eliminatoria que les hizo emplearse a fondo para llegar a la tan ansiada fase de grupos.

Con una plantilla tan corta, la acumulación de minutos en los jugadores empieza a reflejarse en el terreno de juego, por lo que Ernesto Valverde tendrá que idear algún método para contrarrestar este problema, al menos hasta el mes de enero, momento en el que el club debe hacer incorporaciones y dar salida a alguno de los delanteros con los que cuenta, pues aunque ésta es reducida, quizás el problema no sea el número de integrantes, sino los desequilibrios que se producen en ella al haber posiciones que no están bien cubiertas como la mediapunta y posiciones en las que sobran efectivos como la delantera, un único puesto para el que hay cinco candidatos, y en el que Aritz Aduriz parece no tener competidor. Así tras el ingreso hecho con la venta de Ander Herrera al Manchester United, la secretaría técnica tiene que ponerse manos a la obra en la búsqueda de un jugador para la línea de tres cuartos.