Neymar en su presentación con el FC Barcelona

Neymar en su presentación con el FC Barcelona
Foto: lr21.com

Con el fichaje del astro brasileño Neymar por el FC Barcelona, son varias las voces que se han alzado para lanzar un juicio de valor y un pronóstico sobre el fichaje del brasileño por los blaugranas. Unas aseguran que Neymar es un jugador más efectista que efectivo, que no podrá lucir ante las defensas más férreas y tácticamente más ordenadas que hay en Europa.

Aseguran que le pasará factura el fútbol europeo, más rápido que el brasileño y que el sudamericano en general y que también le pesará jugar en una liga mucho más exigente físicamente que el Brasileirao. Otros, sin embargo, aseguran que Neymar tiene unas condiciones especiales, diferentes, y que juegue en la liga que juegue lo hará bien gracias a su fascinante técnica y a todas esas cualidades con las que ha deleitado al público brasileño durante años. Sin duda la pasada Copa Confederaciones de la que salió galardonado y en la que levantó el título de campeón apoyan esta última teoría.

Aquellas voces discordantes con su juego y que auguran un futuro no especialmente brillante en España se han apresurado a compararlo con Robinho. El brasileño llegó con la vitola de crack, precisamente también dando el salto directamente desde Brasil y desde el Santos a nuestro país, aunque en aquella ocasión desembarcando en el Real Madrid.

Robinho deslumbró a todos en su primer partido, sobre el césped del Ramón de Carranza, con algunos gestos técnicos que dejaron clara su habilidad y lo que se le presuponía. Su paso por el Real Madrid no obstante, no salió como esperaba, le costó encontrar su fútbol y el camino del gol para, finalmente al no verse tan importante como el deseaba ser en el club blanco, decidir marcharse a probar fortuna en la Premier League. Robinho fue y es, un buen futbolista pero no alcanzó aquellas desmedidas expectativas que se crearon sobre él tras su fichaje en base a la inversión realizada, como les ha pasado a otros muchos jugadores, especialmente a muchos que cruzaron el charco desde sudamérica y se enfrentaron a un fútbol tan diferente.

El brasileño tornará las críticas en halago.

El brasileño tornará las críticas en halago.
Foto: telecinco.es

A pesar de ello, los aficionados al fútbol que conocen a Neymar y tienen confianza en sus cualidades, no ven como su futuro a lo vivido por Robinho sino que apuntan más a los que se vivió en el fútbol español con Ronaldinho Gaucho. Ven en Neymar un futbolista decisivo, capaz de decidir un partido tanto con sus individualidades como con su capacidad de mejorar a sus compañeros a base de apoyos y asistencias imposibles. Sin duda y en opinión de un servidor, el caso de Neymar se acercará más al del mediapunta del Atlético Mineiro que al delantero del Milan, que podría volver este año a Brasil. Y las razones son las siguientes.

Aunque Neymar tiene más similitudes en su llegada con Robinho que con Ronaldinho, al fin y al cabo el gaucho no llegó directamente desde Brasil sino desde el PSG y ya estaba adaptado al fútbol europeo, su fútbol y sus cualidades son más parecidas al segundo de ellos. Sin duda el público general tiene una encorsetada imagen de Neymar salvo que lo haya seguido en sudamérica. Y es que en España únicamente se conoce al showman y no al futbolista. Todos hemos visto sus regates fabulosos, sus retos a los defensores y algún gol de fuera de serie, tanto como lo hemos visto anunciar calzoncillos, cantar sobre el escenario y bailar entres sus compañeros de vestuario pero no tantos lo habían visto, al menos antes de esta Copa Confederaciones, jugar noventa minutos.

Neymar tiene mucha calidad, capacidad para definir jugadas de ataque, velocidad para desequilibrar al contragolpe y habilidad con el balón para aportar otras alternativas ante defensas cerradas. Es un futbolista con una técnica exquisita para controlar el balón y asistir a los compañeros, lo que beneficiaría a cualquier equipo del mundo. Es cierto que no tiene tanto físico para ir al choque, pero eso no te inhabilita para jugar en la liga. Necesitará de adaptación, deberá acostumbrarse a que el balón tenga otra velocidad al deslizarse sobre el campo e intentará regates que probablemente no le saldrán a la primera, pero si hay un futbolista en la actualidad capaz de volver las críticas en halagos, ese es Neymar.