Gran problema el que se encontró el seleccionador francés, Didier Deschamps, cuando la lesión de uno de sus mejores jugadores, Frank Ribery, cayó como un jarro de agua en el seno de la escuadra gala. Y es que el extremo del Bayern y candidato este año al balón de oro, es una pieza importantísima para el equipo.

Las dudas empezaron a asaltar a todos los aficionados al fútbol, pero más que centrarse en el problema, la idea era dar con la solución. Ayer, Francia se enfrentaba a Jamaica en partido preparatorio para el Mundial. Puede que el rival no fuese precisamente de entidad, y que la victoria de Francia fuese previsible, pero el juego de «les bleus» merece ser destacado y su festival goleador (8-0) fue todo un espectáculo.

Benzemá abondonó el puesto de delantero para recordar su pasado en Lyon Foto: diariobernabeu.com

Benzemá abondonó el puesto de delantero para recordar su pasado en Lyon
Foto: diariobernabeu.com

Y es que ante la baja de Ribery, Deschamps puede encontrar su solución en darle la oportunidad a Antoine Griezmann, uno de los futbolistas que más en forma ha estado y que a sus 23 años es toda una realidad. Sin embargo, el seleccionador francés optó por algo diferente. Retrasó a Karim Benzema, escorándolo algo a la banda, aunque su función fue muy parecida a la que haría un clásico diez. ¿El resultado? Francia lo agradeció en ataque, el francés estuvo inconmensurable bajando a recibir, asociándose y apareciendo desde la segunda línea, lo que unido al bajo nivel mostrado por Jamaica terminó con un contundente 3-0 en la primera mitad.

La verdad es que no es la primera vez que el delantero galo actúa en ese rol. Aunque en el Real Madrid no ha tomado ese papel, hace años, cuando jugaba en el Olympique de Lyon ya actuó ahí en muchas ocasiones. Jugaba algo más retrasado, bajaba mucho a asociarse e incluso conducía el mismo el balón hasta la zona de ataque. No era tanto ese nueve que conocen los aficionados a la liga española, y si ese futbolista con galones, que golea y asiste y que toma una relevancia vital en el resultado y en el juego del equipo.

Benzemá pasó la noche aprovechándose de los movimientos de Giroud y a su vez, Matuidi y Cabaye aprovechaban los movimientos de ambos para llegar con facilidad al área contraria e incluso hacer goles. La segunda parte continuó el festival de goles, más aun desde la salida de Griezmann por Giroud, que dejó claro el buen momento del jugador de la Real Sociedad.

Es cierto que no todos los equipos van a ser como Jamaica, pero si Francia es capaz de extrapolar esa fluidez en el ataque y ese acierto al Mundial, evitando así la irregularidad que les persigue, puede enamorar al fútbol en Brasil.