Bauza, DT de San Lorenzo, en un entrenamiento. (Foto: resumensports)

A nadie se le escapa el mal momento por el que está pasando San Lorenzo en este torneo de transición en el que actualmente es 13º en la clasificación a falta, ya, de dos jornadas para la finalización del campeonato. Con una irregularidad pasmosa tras haberse proclamado campeón del continente a los de Edgardo Bauza la liga se les ha hecho muy larga. Interminable. A muchos se nos hace raro verles así tras la magnífica temporada que hace unos meses lograron al conseguir el tan ansiado título continental, como decíamos, que llevaban buscando a lo largo de toda su historia, la Copa Libertadores. Ya no podrán ser la burla de tantos aficionados argentinos al fútbol con ese juego de palabras utilizando sus iniciales, »CASLA» y llamándoles »Club Atlético Sin Libertadores de América».

Pocos habrían apostado por el descalabro en este torneo ya casi finalizado del ‘Ciclón’ que deberá mejorar y mucho de cara al próximo torneo, tan novedoso como criticado que llegará en Febrero, de 30 equipos; nada más y nada menos. La marcha de uno de sus mejores goleadores, Ignacio Piatti destino al Montreal Impact, de la MLS, parece haber hecho mucho daño en las filas del ‘Cuervo’ como también la de Gentiletti hacia la Lazio, Italia. El central, por cierto, lesionado de gravedad hace unas semanas en los ligamentos de la rodillas por lo que estará apartado de los terrenos de juego durante 6 meses. Tanto Piatti como Gentiletti son las dos únicas salidas en el último mercado de fichajes significativas y de cierta relevancia en el seno de San Lorenzo pues el resto de jugadores que se han marchado apenas gozaban de minutos. Así, es difícil de entender el porqué de esta situación.

De cara al futuro, se espera que el equipo obstentado por Matías Lammens sea de los que más rastreen el mercado de fichajes para dar un aire nuevo a un equipo que parece haber perdido el norte entre celebración y celebración por el éxito conseguido hace apenas unos meses. Es más, el técnico argentino ya ha manifestado en más de una entrevista a la prensa su deseo de buscar refuerzos.

Con desconfianza e incertidumbre los de Edgardo Bauza en menos de dos semanas afrontarán una cita histórica en el mundialito de clubes que se celebrará en Marruecos, pudiendo enfrentar en la final ante todo un Real Madrid, quien enfrentará al ganador entre Cruz Azul y Sidney Wanderers en cuartos de final. Los de Boedo aún sin rival, esperarán por el duelo que entre Auckland City y Mohgreb Tétouan, cuyo ganador tendrá que verse las caras con el campeón de la liga de campeones de África, Setif de Argelia. Pero aunque el rival del continente africano parece algo inferior al conjunto argentino, en el fútbol nada es imposible y más de una vez se ha demostrado que la ‘piel del oso no hay que venderla antes de cazarla’, por tanto habrá que esperar para presenciar el tan esperado enfrentamiento entre los de Carlo Ancelotti y los de Edgardo Bauza. Y por si fuera poco, San Lorenzo tiene aún dudas sobre si Romagnoli, uno de las estrellas del equipo, será de la partida en dicha cita intercontinental debido a la escalofriante lesión que tuvo ante Lanús fracturándose el codo. Descartado queda Prósperi, defensor que fue operado de su lesión en el escafoides del pie izquierdo.

La temporada ha sido de constantes vaivenes, con 9 derrotas, 6 victorias y 2 empates. Estadísticas muy pobres para un equipo del que se espera, o mejor dicho, se esperaba mucho más. Así, y pese a todo, San Lorenzo está llamado a ser uno de los equipos que en la próxima temporada sea uno de los punteros y se coloque arriba en la tabla para luchar por el campeonato tan largo que se avecina.